El puerto de Maó ya solo representa el 3,6 % de los ingresos de la Autoridad Portuaria de Balears. | Gemma Andreu

10

El puerto de Maó es el único deficitario de los cinco de Interés General del Estado en Balears. La rada mahonesa ha cerrado el año 2021 con una diferencia negativa entre lo que ingresa y lo que gasta de más de 3,3 millones de euros, según los datos del avance de la memoria económica ofrecidos ayer por la Autoridad Portuaria de Balears (APB), que ve como desde hace años –concretamente desde la ampliación del puerto de Ciutadella en 2011– el emblemático puerto del levante insular pierde peso en sus balances económicos.

En el pasado ejercicio el volumen de ingresos que generó el puerto de Maó se quedó en poco más de tres millones de euros, una cifra que –todavía por debajo de los habitual por la influencia de la pandemia– supuso apenas el 3,6 por ciento de los 84,8 millones de euros que la APB ingresó en todos los puertos de gestión estatal: al margen de Maó, Palma, Alcúdia, Eivissa y La Savina. Hay que tener en cuenta para observar los datos con perspectiva que en el año 2010 los ingresos que generaba el puerto de Maó representaban más del diez por ciento del total. La pérdida de músculo es más que evidente y el pasado año los gastos llegaron a más que doblar los ingresos

El resto de puertos de competencia estatal arrojan resultados positivos en 2021 a pesar de que ni el movimiento de mercancías ni el de pasajeros han recuperado los niveles previos a la pandemia. Llama especialmente la atención el comportamiento del puerto de Eivissa, donde se generan 32,1 millones de euros para unos gastos de solo 12 millones. El saldo neto es de más de 20 millones de euros (véase el gráfico). También es destacable que el puerto de Alcúdia ya ingresa mucho más que el de Maó (algo más de cinco millones) y arroja un saldo positivo de casi 1,9 millones de euros.

Si en el capitulo de gastos Maó le supone a la autoridad portuaria un 3,6 por ciento del total, en el de gastos la rada mahonesa representa el once por ciento de los 56 millones que le cuestan el conjunto de los puertos estatales. En el cómputo general el margen entre ingresos y gastos arroja para la APB    un resultado positivo de 28,8 millones de euros. La mayor línea de negocio de los puertos estatales de Balears es con mucha distancia, el 69 por ciento, la de embarcaciones deportivas, lo que da una pista de la pérdida de peso del puerto de Maó.

Recuperación pospandemia

En el año 2021 el transporte de mercancías en el puerto de Maó creció un 13,3 por ciento en relación a 2020, aunque la cifra todavía supone un descenso significativo, del 17,1 por ciento en relación al año 2019. En el caso del tráfico de pasajeros ocurre algo parecido. Crece un 29,3 por ciento pero el volumen de viajeros (110.337) es todavía un 40,2 por ciento inferior a 2019. Las bonificaciones aplicadas por la APB –las máximas que permite la ley– han supuesto dejar de ingresar en la rada mahonesa 325.528 euros de los 18 millones del conjunto de sus puertos en Balears.