La nueva maquinaria de FCC presentada en Cala Galdana.

4

El director insular de Proyectos Sostenibles y responsable del servicio de limpieza de playas, Isaac Olives, trasladó ayer su «máximo respeto por el trabajo de los voluntarios» de la asociación Per la Mar Viva, pero negó de forma categórica las acusaciones de falta de vigilancia o mantenimiento del litoral que vierte la entidad fundada por Carlos Salord.

Noticias relacionadas

El temporal del 30 de agosto de 2020, que provocó el episodio de contaminación por plásticos en Cavalleria que denuncia Per la Mar Viva en su último informe, no solo afectó a esta playa sino a toda la costa insular, en especial la norte, explica Olives, y el personal de la empresa concesionaria, FCC Medioambiente, retiró la basura de mayor tamaño durante los primeros días y luego «siguió por toda la costa y también rastrilló» aunque el director insular admite que «el nivel de detalle con el trabajo extraordinario de los voluntarios es imposible de conseguir». La empresa dispone de una flota de vehículos para limpiar el litoral en la que se han invertido 800.000 euros con el nuevo contrato, y además efectivos sobre la arena, un total de 33 personas. Para eliminar los microplásticos de las calas de toda la Isla «habría que tener 400 o 500 trabajadores, el coste se dispararía aún más» y admite Olives que «ese nivel de detalle nos es imposible de conseguir, no se puede ir con un cedazo por todas las playas», al tiempo que agradece la ayuda de todos los voluntarios, no solo de Per la Mar Viva sino también de otras organizaciones no lucrativas y de los ecologistas del GOB. Ahora bien, la acumulación de residuos en un momento concreto después de un temporal no justifica, subraya el director insular, la descalificación de todo el servicio y en especial de sus trabajadores. «Decir que no se hace el trabajo es algo serio», declara.

Isaac Olives asegura que él personalmente visita una playa a diario, y que acaba de empezar una nueva técnica para vigilar el cumplimiento del contrato de la limpieza del litoral, Marta Carreras, en sustitución de Joan Juaneda, quien se jubiló en 2021. El servicio de limpieza de playas se presentó a principios de mes con el anuncio de que la posidonia se retiraría a partir del día 15. El Consell está al frente de dicho servicio mancomunado con los municipios.

El apunte

El director insular alerta: «Cada día llegan toneladas de plástico por el mar»

La invasión de plásticos es un grave problema medioambiental que va en aumento y amenaza las costas menorquinas. «Cada día llegan toneladas de plástico por el mar», lamenta el director insular, quien reconoce que no se da abasto, «a veces nos han felicitado por la limpieza de una playa por la mañana y por la tarde vuelve a tener residuos», explica. Los pellets de plástico son la última pesadilla para el Mediterráneo. Muchos de los que llegan a Menorca proceden del complejo petroquímico de Tarragona. Pero Olives recuerda que también las corrientes traen residuos del norte de África. Mientras, apela a la sociedad a hacer lo que tiene a su alcance, reducir el plástico de un solo uso.