La consellera Cristina Gómez, junto al conseller Miquel Mir, en la presentación de la campaña | M.J.U.

1

El Consell ha decidido contratar a los ocho bomberos que realizaron el curso de formación el año pasado y aún permanecían en la bolsa de interinos. Otros ocho se habían incorporado en últimos meses a los parques de Maó y Ciutadella para ocupar las bajas que se han producido mientras que los dos restantes, que también estaban en la bolsa han encontrado trabajo en Palma.

La contratación se confirmó este viernes en una reunión mantenida entre las consellerías de Cooperación Local y Servicios Generales, aunque ya se había tomado el acuerdo en la mesa de negociación hace semanas. Responde a la demanda del jefe insular del servicio, Joan Rosselló, y a la aplicación paulatina del nuevo Plan Estratégico que define ratios y tiempos de reacción, además de marcar la desaparición progresiva de los 34 bomberos semiprofesionales con que cuenta el servicio.

La incorporación de los 8 bomberos que seguían en la bolsa a partir del 1 de junio, en principio, dependerá de su disponibilidad puesto que el contrato será transitorio -probablemente hasta noviembre-, «pero para ir a más», dijo la consellera Cristina Gómez, es decir, «que los que entren se queden en el servicio».

Explicó que las decisiones se toman en función de las necesidades ahora que llega la temporada de verano, «con el objetivo de la desaparición gradual de los denominados semiprofesionales, porque así lo dice el Plan Estratégico». El plazo previsto para la implantación del documento es de 4 años, aunque la consellera Gómez propone el doble de tiempo.

Pese a la incorporación de todos los bomberos de la bolsa de interinos que estén disponibles, los ‘semis’ seguirán vinculados al servicio, con su misma remuneración en torno a los 600 euros al mes, realizando tareas logísticas, por el momento, pero sin intervenir en los siniestros.«Tienen tareas asignadas según la ley de riesgos laborales», indicó la consellera.

Cinco por turno

De esta forma quedará asegurada la presencia de 5 bomberos -cuatro y un cabo- en cada turno de servicio en ambos parques, un dispositivo que ya está operativo desde el 1 de mayo gracias a los refuerzos de la plantilla actual.