La piscina se contruirá donde ahora se juega al fútbol | Josep Bagur Gomila

1

Junts per Lô votó en el pleno celebrado el jueves en contra de la modificación del PGOU que debe permitir la construcción de una piscina municipal y un nuevo centro de día. La falta de informes que avalen cuestiones como la viabilidad económica de la piscina o el impacto de la movilidad en los dos espacios fueron los motivos expuestos por el concejal Marc Serena para justificar este voto contrario. La propuesta salió adelante solo con los apoyos del equipo de gobierno.

Serena argumentó que la zona donde se pretende ubicar el centro de día, Cala en Busquets, ya presenta ahora problemas de acceso y que se intuye algo similar en el entorno de la piscina, que además ocupa el espacio de una instalación deportiva en uso. Aludió a las dudas sobre la explotación de esta piscina planteadas por un informe de viabilidad realizado «cuando se hablaba de un presupuesto de dos millones, más aún ahora que son casi tres».

El concejal de Urbanismo y Hacienda, Cristóbal Marqués, respondió que los informes no son necesarios para un simple cambio de tipo de equipamiento, y que lo importante es avanzar con dos proyectos importantes para el municipio. Reprochó a la oposiciónque «solo ponen palos en las ruedas, la importante es si quieren o no una piscina y un centro de día».