El bus público es ahora el único medio para acceder hasta Favàritx y sus playas. | Josep Bagur Gomila

3

Autos Fornells, concesionario de la línea de autobús a las playas de Favàritx, asume que la falta de conductores pone en riesgo la continuidad de este servicio. El lunes se concretará su futuro.

«Hay problemas de chóferes», reconocía ayer Valentí Roca, responsable de la empresa, «no sabemos aún si podremos resolverlo». La información ya ha llegado al Consell, la administración que hace unos años introdujo el transporte público como único medio para acceder a este lugar.

Los vehículos particulares solo pueden llegar hasta el aparcamiento habilitado a la entrada de la finca de Son Camamil·la,    a la altura de la antigua batería militar, desde allí se ha de continuar a pie o en el bus. De momento es un riesgo, si han de recortarse los servicios que ofrece la empresa de Fornells, debe decidirse dónde se aplican y la línea de Favàritx parece la primera candidata, aunque es probable que haya un reajuste en el resto de líneas con el fin de mantener toda la oferta que sirve actualmente.

Autos Fornells cubre las conexiones de Es Mercadal y Fornells y las que enlazan ambas poblaciones con los núcleos costeros del término municipal y con Maó. Es asimismo, la empresa que realiza el transporte público entre Maó y Es Grau.

La crisis del Jaleo Bus ha sido la expresión del problema, que puede trasladarse a otros servicios igualmente consolidados. Las empresas de transporte consultadas, tanto el regular, como el discrecional, reconocían ayer que hay respeto entre ellas y que no se ‘tocan’ conductores de otras plantillas locales.

El problema es general, faltan profesionales, entre otras razones, por las dificultades para obtener el carné de conductor. El de minibús, 9 plazas más el conductor, no se ofrece en Menorca, requiere una edad mínima de 24 años y un coste de entre 3.000 y 4.000 euros, «como un máster», explica un empresario del ramo.