El hotel, en la Costa d’en Deià 30. | Gemma Andreu

4

Ya abierto sus puertas en el número 30 de la Costa d’en Deià de Maó, donde antiguamente se ubicaba el consulado francés en Menorca, un nuevo establecimiento de la creciente oferta de hoteles de interior que está floreciendo en el centro de la ciudad. Tres años han tardado sus promotores, los franco-suizos Véronique Bottolliet y Didier Veron, en reformar el inmueble que adquirieron en mayo de 2019 y tramitar su apertura, una de las últimas que se salvan de la moratoria en la concesión de nuevas plazas turísticas.

Bautizado como El Cónsul Maó, el nuevo hotel-boutique cuenta con capacidad para albergar a doce personas distribuidas en seis habitaciones, una de ellas adaptada para personas con discapacidad. La oferta incluye desayunos basados en productos orgánicos y locales y sus propietarios explican que «queremos ser un hotel ecorreponsable, por ejemplo utilizamos el viejo pozo bajo el sótano para regar y para los aseos, y queremos trabajar con productores y artesanos locales». Esta noche (20 horas) celebran la inauguración del que será su primer establecimiento hotelero, aunque tienen experiencia previa en el sector del alojamiento de turistas.

MAHON. HOTELES. El antiguo consulado francés ya es un hotel.
Cuenta con seis habitaciones, una de ellas adaptadas para personas con discapacidad, y ofrecen desayunos con productos orgánicos y de kilómetro cero | Gemma Andreu

La historia de estos dos empresarios es el relato de un enamoramiento, el que experimentaron en una visita a Menorca desde Ginebra, donde residen, en el año 2019: «nos enamoramos de la Isla y especialmente de Maó y queríamos hacer un pequeño proyecto de hotel», explica Véronique Battolliet: «La naturaleza virgen de Menorca y la amabilidad de los menorquines nos atrajeron». Su intención ahora es mantener el establecimiento prácticamente todo el año y la demanda está respondiendo pese a la juventud del proyecto.

«En menos de una semana ya tenemos casi completo los meses de julio y agosto», celebra. Por el momento cuentan con un perfil muy variado de clientes, principalmente españoles, italianos, franceses e ingleses. Ya han recibido buenas reacciones sobre el estado en que ha quedado. No en vano, Battolliet se dedica a la decoración y ha dejado su sello, con un ambiente cómodo y acogedor.

El antiguo consulado francés ya es un hotel.
Bautizado como El Cónsul, abre con 6 habitaciones tras una profunda reforma | Gemma Andreu

Con este establecimiento sigue creciendo en Maó la oferta de hoteles de interior. En estos momentos ya son 14, una cifra que llama mucho la atención si se tiene en cuenta que solo cinco años atrás, a finales de 2017, en el registro oficial figuraban solo cinco.

Unas obras de medio millón de euros sin poder ‘tocar’ la fachada

Los promotores han invertido casi medio millón de euros para reformar el interior de un edificio que estaba degradado, tratando de «mantener su alma» y utilizando materiales nobles. Han tenido que respetar la fachada, que está catalogada, y han optado por conservar la puerta original.