Los usuarios náuticos critican la eliminación de amarres. | Gemma Andreu

La Asociación Menorquina de Empresas Náuticas (Asmen) ha informado este lunes que ha enviado un documento al presidente de Ports, el conseller de Movilidad y Vivienda del Govern, Josep Marí, a través del que reclama la ordenación «urgente» de la zona marina de Fornells con el objetivo de que la actividad náutica «no siga mermando».

La entidad ha asegurado que esta temporada Menorca ha sufrido una reducción en el número de amarres, con la anulación de 40 en el puerto de Fornells. «La actividad náutica no existiría sin infraestructuras náuticas y es imprescindible para esta actividad que existan puntos de atraque, fondeos o zonas de abrigo para las embarcaciones que navegan en Menorca», han manifestado.

Desde Asmen han apuntado que «la continua dependencia de autorizaciones anuales para poder disponer de zonas de amarre está haciendo cada día más difícil la trayectoria de las empresas cuyos clientes son los usuarios de estos amarres, ya que disponer o no de un punto de amarre temporal, en muchos casos, supone el mantenimiento o la pérdida de clientes, no sólo en la actividad náutica si no para Menorca».

Ante estas circunstancias, la entidad ha solicitado que se agilice la ordenación de la zona marina en el puerto de Fornells «con la finalidad de que la próxima temporada y en aras a la seguridad jurídica, no vuelvan a producirse las situaciones ocurridas este año, y que con la suficiente antelación a la temporada turística se pueda garantizar la disponibilidad de los amarres y fondeos en Fornells y garantizar a las empresas náuticas su actividad».