Varios autocares reciben a los pasajeros llegados a la Isla | Pep Mir

8

El Aeropuerto de Menorca experimentó este sábado una de sus jornadas más intensas. En plena temporada turística, y en el fin de semana que supone la transición de julio a agosto, se operaron 214 vuelos, de los cuales 96 eran conexiones nacionales y    118 internacionales. Durante el conjunto del fin de semana, de viernes a lunes, AENA informó de que en la Isla se tenía previsto mover 740 vuelos, de ellos 391 nacionales.

Tanta actividad era perceptible en los exteriores del aeródromo, puesto que había una importante concentración de autobuses en espera de trasladar turistas. Pese a tanto trajín, a media tarde apenas se habían registrado demoras de gran consideración. Las páginas web de seguimiento de los vuelos daban cuenta de la cancelación de una conexión con Barcelona. Los 214 vuelos de ayer se concentraban en 17 horas y media, lo que supone una media de más de 12 operaciones por hora.

Agosto, el mes turístico por excelencia, empieza después de un arranque de temporada con gran afluencia de visitantes, puesto que se vivió una primavera inusualmente activa. La recuperación del mercado británico ha contribuido decisivamente en este aspecto.