Interior de una villa en la urbanización de Binibèquer. | ARCHIVO

4

Los efectos de la moratoria de nuevas plazas turísticas sobre el mercado inmobiliario menorquín se están empezando a hacer patentes. La decisión del Govern de frenar en seco la concesión de nuevas licencias turísticas en viviendas está haciendo que las que ya cuentan con la autorización de la administración, dada la gran demanda de los inversores para este tipo de inmuebles, vean incrementado su valor.

entre un 10 y un 15 por ciento» en el mercado. La compraventa de este tipo de inmuebles, destacan, está siguiendo una tendencia al alza y resulta especialmente atractiva para los compradores, abriéndoles la posibilidad de disfrutar la casa durante un tiempo y luego ponerla en el mercado de alquiler turístico.

Noticias relacionadas

También desde la Inmobiliaria Pons Morales, aunque sin ponerle cifras a la revalorización de las casas con licencia, coinciden en que el freno a la autorización de nuevas plazas turísticas también en el sector de las viviendas vacacionales está provocando que estas puedan venderse a precios más altos que antes. Cabe recordar que la moratoria de nuevas plazas de alojamiento, aprobada el pasado mes de febrero con el decreto ley de Decreto Ley 3/2022 de medidas urgentes para la sostenibilidad y la circularidad del turismo de Balears, tiene un plazo de hasta cuatro años.

7.000 euros por semana en temporada alta

Desde Engel & Völkers ofrecen algunos ejemplos sobre la rentabilidad que los propietarios pueden extraer por el alquiler temporal de este tipo de viviendas, obviamente siempre dependiendo de su ubicación y características. Sitúan el rendimiento medio de una villa de calidad media y con cinco habitaciones que se alquile en temporada alta en los 7.000 euros por semana. En un chalé de cuatro habitaciones sin vistas se mueve en esa época del año entre los 3.500 y los 4.000 euros por semana.