La presidenta del PP en Menorca, Misericordia Sugrañes | Josep Bagur Gomila

9

La presidenta del PP en Menorca, Misericordia Sugrañes, ha tildado de «injustas» las ayudas al transporte público de la Isla acordadas este martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta del Govern, Francina Armengol, en un encuentro en el Consolat de Mar, en el que se bonificará el 70 por ciento. Los populares piden que el descuento sea del 100 por cien, como lo es con los trenes de Mallorca y del resto de España.

Sugrañes ha señalado en un comunicado al Ejecutivo central y autonómico, al considerar que este anuncio pone de manifiesto que los menorquines son «ciudadanos de segunda». «No nos cansaremos de denunciar que estamos hartos de ser siempre los últimos de la cola», ha indicado el PP en una nota.

La líder de los populares en Menorca también se ha mostrado sorprendida por las formas y el fondo de la visita de Sánchez a Mallorca.

«Llevamos desde el 14 de julio exigiendo al Govern que reclame al Gobierno la gratuidad del transporte público regular en las mismas condiciones que el tren de cercanías en la Península, y a pesar de ello nos venden que Sánchez ha accedido in extremis a igualar la ayuda para el autobús, que inicialmente solo había anunciado para los canarios», ha criticado.

Noticias relacionadas

«La improvisación del Gobierno con más asesores de la historia es muy preocupante y el resultado, indignante», ha añadido.

Por otro lado, Sugrañes ha anunciado que su partido redoblará los esfuerzos «para que esto no quede así» y ha insistido en «ser tratados igual que los demás».

«Esperemos que todos los políticos de la isla se sumen a nuestras mociones en los ayuntamientos y el Consell para que sea un clamor ante una nueva e inaceptable discriminación de los socialistas a los menorquines. No puede salir gratis que siempre nos dejen atrás como ha sucedido con el cable principal», ha recordado.

Además, ha instado a la presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora, a «no claudicar más y defender los intereses de los menorquines».

«No tiene sentido que el Estado solo bonifique la mitad del transporte público a los menorquines y a un ciudadano de Barcelona le paguen el tren», ha sentenciado.