Bañistas en la playa de Santandria de Ciutadella. | Josep Bagur Gomila

16

El año 2022 está dejando mes a mes cifras de presión humana nunca vistas antes en la Isla, ni siquiera en los buenos ejercicios turísticos previos a la pandemia. Ocurrió en enero, en febrero, en marzo y en abril. Y mayo no ha sido una excepción. El Institut d’Estadística de Balears (Ibestat) ha publicado el recuento de personas –tanto residentes, como turistas– sobre la Isla en el primer mes oficial de la temporada turística y se ha batido un nuevo récord, con una media de 137.479 personas diarias, lo que supone que cada día se registró una media de casi 3.500 personas más que en el año 2019, que hasta el momento marcaba la cifra más alta de la serie histórica en un mes de mayo.

Menorca nunca había superado en un mes de mayo la media de 134.000 personas diarias y, de hecho, solo se acercó a esa barrera en los años 2017, 2018 y 2019. El gran incremento en la llegada de viajeros en el primer mes de temporada (la población residente también ha aumentado, pero es mucho más estable) es elocuente. Valga remontarse una década para observar en qué cifras de presión humana se movía la Isla en el quinto mes del año. En mayo del año 2012 la media diaria de personas fue de 119.037. Eso significa que había casi 18.500 personas diarias menos que en el mismo mes del año en curso. El aumento ha sido del 15,5 por ciento.

Este incremento de la presión humana se puede observar también con claridad en los registros máximos y mínimos del mes de mayo. Este año la punta de presencia humana se ha producido el día 31 de mayo, con 152.406 personas. En el año 2019, que hasta ahora marcaba el récord, la jornada punta se registró, el mismo día, 31 de mayo, pero el cómputo de gente arrojaba una cifra de 147.160 personas, 5.246 menos, superior al número de empadronados en municipios como Es Mercadal o Ferreries.

En el otro lado de la balanza, el día de menor presión del mes se registró el primero de mayo, con 123.668 personas, cuando en 2019 (2021 y 2020 presentan anomalías estadísticas debido a las restricciones propias de la pandemia) el mínimo, marcado el 2 de mayo, fue de 117.915 personas, casi 6.000 personas menos.

Llama la atención la comparación con el resto de islas del archipiélago, que registran aumentos de la presión humana más moderados o, incluso, disminuciones de la misma. En Menorca, el aumento de la presencia de personas en el mes de mayo de 2022 en relación con 2019 ha sido del 2,6 por ciento, mientras que en Mallorca ha sido del 0,8 por ciento. En Eivissa y Formentera la presión humana ha descendido un 0,6 por ciento y un 3,6 por ciento, respectivamente.