Imagen de una finca de Menorca con la tierra seca. | Manolo Barro

10

Las reservas hídricas de Menorca han registrado el descenso más acusado de Balears tras la sequía sufrida en el mes de julio, unido al aumento de la demanda por el auge de la temporada turística. La Conselleria de Medio Ambiente del Govern ha divulgado este sábado que los acuíferos menorquines han pasado del 50 al 43 por ciento respecto a junio, lo que representa una caída de siete puntos.

En el conjunto de Balears las reservas hídricas se sitúan en un 49 por ciento, cuatro puntos por debajo que hace un mes. En Eivissa el descenso ha sido del 59 al 55 por ciento y en Mallorca del 53 al 49 por ciento. En Formentera, en cambio, se ha registrado un aumento, aunque se mantiene como la isla ene una situación más critica, al pasar del 37 al 39 por ciento.

El mes de julio ha sido seco en todas las Islas, con una media de precipitación de 0,3 litros por metro cuadrado, frente a los 6,3 litros de media histórica. La sequía es especialmente acusada en Menorca, donde en julio no llovió ningún día y lo normal es que en julio haya una precipitación de 3,1 litros por metro cuadrado. En el acumulado del año, Menorca sí supera la media histórica, con un 6 por ciento más de lluvia.

Mapa de alertas por sequía

La Isla no ha entrado técnicamente en situación de prealerta por sequía por ser el primer mes en que las reservas se sitúan por debajo del 50 por ciento. En cambio, si están en esta situación Formentera y tres unidades de abastecimiento del sur de Mallorca.