Los agentes de refuerzo de la UPRcubrieron solo el mes de junio con algunos controles exahustivos, como este en el puerto de Maó .  | M.J.U.

20

Llueve sobre mojado en Menorca cuando llega la temporada alta, la de mayor presión humana, en pleno verano, esto es, los meses de julio y agosto. Las dotaciones policiales no se alteran, no se incrementan como sí sucede, en mayor o menor medida, en las otras islas para enfrentar la seguridad ciudadana durante las semanas en las que la población llega a superar las 200.000 personas —207.924 fue la máxima registrada en Menorca el pasado año en agosto—, cifra que será similar o superior en este estío del final de las restricciones.

El Ministerio del Interior, un año más, no ha tenido a bien concretar los refuerzos que había anunciado a principios de mayo. Entonces desde la Delegación del Gobierno se anunció la llegada de 300 policías nacionales a Balears, de los que 45 vendrían a Menorca, de junio a septiembre, como demandaba la Dirección Insular de la Administración General del Estado, los sindicatos policiales y la propia Dirección General de la Policía. A la hora de la verdad, ese incremento de las dotaciones en Maó y Ciutadella se ha limitado al mes de junio.

Lea el análisis completo en la edición impresa y además:

  • La Guardia Civil, con tres refuerzos para el equipo de Tráfico

Lea la noticia completa en la edición impresa del 08 de agosto en Kiosko y Más