Con el nuevo Plan Territorial Insular (PTI) los promotores de agroturismos y hoteles rurales ya no podrán construir grandes piscinas como la de la imagen, de 165 metros cuadrados, ubicada en el ‘lloc’ de Torralbenc. | Archivo

10

La revisión del Plan Territorial Insular (PTI) pone freno –y de qué manera– a la proliferación de piscinas en suelo rústico, el único ámbito en el que puede incidir, ya que la competencia urbanísticas en el entorno urbano compete a los ayuntamientos. La propuesta definitiva del documento que el Consell ya ha registrado ante la Comisión de Medio Ambiente incluye en su articulado la limitación –siempre para los nuevos proyectos de transformación– de una sola piscina por ‘lloc’ con un máximo de 35 metros cuadrados de lámina de agua y de 60 metros cúbicos de capacidad.

Tomando el diseño de una hipotética piscina, en este caso rectangular para facilitar la comprensión del cálculo, estaríamos hablando, por ejemplo, de unas dimensiones máximas de siete metros de largo, cinco de ancho y una profundidad media de poco más de 1,7 metros, lo que permitiría hacer pie a una gran parte de la población adulta. El cambio respecto al antiguo PTI es notable. Antes no existía ninguna limitación, ni en relación a las dimensiones, ni tampoco al número de instalaciones por finca.

Otros titulares en la edición impresa:

  • El Consell prepara un model de ordenanza sobre ahorro de agua
Lea la noticia completa en la edición impresa del 19 de septiembre en Kiosko y Más