El Área de Gestión de Residuos de Milà vuelve a estar en el unto de mira de la opinión pública | Archivo

12

Las imágenes publicadas por este diario de despojos de matadero pudriéndose junto al resto de la basura en el vertedero de Milà cuando deberían ser incinerados han terminado por desvelar una realidad si cabe más inquietante. La planta de tratamiento de residuos está detectando un llamativo descenso en la llegada de restos de animales muertos para ser eliminados por el cauce legal. Estamos hablando de toneladas de residuos de la preparación y elaboración de carne de los que el área de gestión de Milà, el único centro autorizado, no tiene registro de entrada, al menos por la vía reglamentaria.

Las cifras a las que ha tenido acceso Menorca-Es Diari se pueden consultar en la edición impresa y hablan por sí solas de lo que viene ocurriendo desde hace muchos meses, además justo en un momento en que los problemas económicos a los que se ven abocados las explotaciones agrarias y la fuerte recuperación económica haría presumir que la entrada del llamado subproducto de animales -el que no se aprovecha para consumo humano- a Milà para ser incinerado como marca la normativa tendría que estar engrosando la lista de los récords que se están batiendo este año. No es así.

Noticias relacionadas

La pregunta es clara: ¿A dónde van a parar las toneladas y toneladas de restos de animales muertos que no están incinerándose como tocaría? Es lo que tendrá que investigar el Consell insular, si no instancias superiores. La UTE Es Milà, gestora del recinto, niega rotundamente que hayan desviado al vertedero restos de animales recibidos destinados a la incineración. No se puede descartar en este punto que -por decirlo llanamente- les hayan colado continuadamente este tipo de materia orgánica en camiones autorizados para volcar al vertedero otra tipología de residuo.

Recordar a estas alturas las desorbitadas tarifas que se cobran -por contrato de concesión- por la eliminación obligatoria de estos residuos en el horno de incineración de Milà. Concretamente están establecidas tras las preceptivas revisiones anuales en 886,7 euros la tonelada. Desde la Cooperativa Verge Monte Toro denuncian que el servicio es un 2.500 por ciento más caro que en Mallorca. La situación ha asido largamente denunciada y de hecho fue la que llevó a Servicios de Matadero Sociedad Cooperativa, la gestora de la instalación de Ciutadella, a dejar de enviar gran parte de los restos de animales al matadero. Será la Justicia la que decida si fue una decisión correcta.

Noviembre de 2021

En relación a la presencia de animales muertos en el vertedero convencional, este diario puede confirmar que en las imágenes a las que ha tenido acceso se retratan vertidos recientes -muy probablemente de finales de agosto- y también más antiguos, lo que demostraría que no se trata de un caso puntual, sino de una práctica continuada. En dos de las instantáneas se puede observar el número de identificación de dos cabezas de vaca. El documento de identificación para bovinos sitúa su sacrificio en el matadero de Maó y la fecha de la muerte sorprende, el 2 de noviembre del año pasado.

Otros titulares en la edición impresa:

  • Una primera inspección revela puntos ciegos en el sistema de videovigilancia
Lea la noticia completa en la edición impresa del 20 de septiembre en Kiosko y Más