Los alcaldes trataron las modificaciones del servicio del taxi en la reunión celebrada en Ferreries. | Josep Bagur Gomila

La mayoría de los ayuntamientos de la Isla apoyan la medida propuesta por la nueva consellera de Movilidad, Montse Morlà, para mejorar el servicio del taxi en Menorca tras otro verano con sucesión de quejas. Salvo algunas reticencias que se despejaron a lo largo de la reunión de alcaldes del pasado jueves en Ferreries, los primeros ediles consideran una buena opción que los taxis con licencia temporal puedan cargar clientes en cualquier punto de la Isla al que se hayan dirigido para realizar un servicio concediendo más opciones a los usuarios.

De este modo, la consellera les instó a que avancen en presentar a sus respectivos plenos esta propuesta para que sea aprobada como paso previo a que lo haga el de la propia institución insular. «El tiempo pasa, la temporada estival cada vez es más larga, y es preferible resolver la tramitación con tiempo», explicó Morlà.

En la reunión también se abordó la propuesta de insularizar el servicio que ya puso sobre la mesa la propia consellera en otro encuentro anterior. Se trata de una medida a un plazo de dos años vista. Por el momento se acordó formar una comisión en la que estén representados los ayuntamientos, la consellera, el director insular y varios sectores relacionados con el servicio, incluido el de los propios taxistas.

Sigue adelante con las 35 VTC

«Todos coinciden en que hay margen de mejora y hay que buscar soluciones conjuntas», ha explicado Morlà, quien además de ampliar el ámbito de los taxis con licencias temporales ha optado por impulsar la concesión de 35 licencias para vehículos de turismo con conductor (VTC), de cara a la próxima temporada.

«El objetivo es dar salida a todos los perfiles de usuarios que tenemos en la Isla», y recordar a los profesionales que se trata de un servicio público y hay que atender todas las peticiones.
Insularizar el servicio supondría que la gestión la asumiría el Consell, habría una centralita única, un nuevo reglamento y ordenanza fiscal, entre otras modificaciones.

Otra de las cuestiones que se puso sobre la mesa en la última reunión de alcaldes es la posibilidad de que ayuntamientos como Es Castell y Es Migjorn, saquen sus licencias temporales el próximo verano -una y dos, respectivamente-, para lo que parecen dispuestos, después de no haberlo hecho en el pasado. No se descarta que otros consistorios pudieran ampliar el número de estas licencias estivales. «No habrá ningún problema si deciden hacerlo», señala Morlà.