Jesús Esparza, director general de Quesería MenorquinaJesús Esparza, director general de Quesería Menorquina | Katerina Pu

Jesús Esparza, director general de Quesería Menorquina, calificó de «tsunami» la «crisis perenne del sector lácteo en toda Europa», en su intervención ayer en la mesa de ponentes del Foro Agro Santander. Describió como el sacrificio de vacas ha provocado un bajón de la producción y una escalada de precios del producto, que «es coyuntural en parte». Comentó que «no sabemos cuánta leche se va a producir en Menorca por lo que se crea una inestabilidad en cuestión de volumen y de precio». Esta incertidumbre es una de las cuestiones que preocupan de cara al futuro del sector ganadero.

Jesús Esparza relató los periodos de estabilidad en la producción de leche en las últimas décadas. La época cuando Industrial Quesera Menorquina recogía las fogasses en los predios representó un largo periodo de estabilidad. Con Kraft, se ajustó el precio de compra pero se incrementó el volumen. El acuerdo de Coinga con Capsa también ha dado un tiempo de estabilidad, mantenido por el compromiso social de la cooperativa asturiana.

Noticias relacionadas

El directivo de Quesería Menorquina, que estuvo acompañado en el Foro por el presidente de la compañía, Francisco Tutzó, defendió la idea de que «hay que trabajar para conseguir nuevos productos con valor añadido, que no estén condicionados por la volatilidad de los precios».    También cree que es muy importante tener una visión de conjunto del sector lácteo y así afrontar cuestiones como dar una salida a la cuajada.

En su opinión, las posibilidades de éxito de la producción del sector lácteo se incrementan si se aprovecha el factor diferencial que representa la marca «Menorca».

El empresario quesero Pedro Mercadal intervino también en el tiempo de coloquio del Foro para recordar que el sector ganadero necesita mucho apoyo social y de las administraciones. Apuntó que la apuesta por la producción de queso también necesitará de acciones para reducir los costes y ser más competitivo, como condición indispensable para crecer.