Imagen virtual de uno de los parques eólicos que la empresa Windmøller promueve en la costa escocesa. | Hablan las letras

W
9

Menorca como es tradicional cada 1 de abril celebra el Dia d’Enganar. Y Menorca Es Diari, como hace cada año, en su edición impresa también se ha sumado. Esta es la inocentada que los lectores de este diario han podido leer este sábado.

Menorca vuelve a tener sobre la mesa una iniciativa pionera en materia de energía renovable, que la puede convertir en un referente mundial. La multinacional noruega Windmøller ha entregado esta semana al Ministerio de Transición Ecológica el proyecto para instalar cien molinos en una de las zonas marinas reservadas por el Gobierno a través del Plan de Ordenación del Espacio Marino (POEM), la denominada LEBA 2 de 147 kilómetros cuadrados, a menos de cinco kilómetros de la costa, entre Fornells y Es Grau, aproximadamente. La altura de estos molinos será de 200 metros, claramente visibles desde la costa. La potencia de cada uno de ellos es de 12 MW, por lo que en conjunto el parque tendrá una capacidad de producción de 1.200 MW. Esta instalación de eólica offshore representa uno de los proyectos más importantes de los 46 que ya ha recibido el Ministerio, cuyo objetivo es alcanzar una potencia de 3 GW en 2030.

Cada MW instalado de eólica marítima puede tener un coste de 1,5 millones de euros. Por tanto la inversión será multimillonaria, de unos 1.800 millones de euros, que, como es lógico, obliga a que el proyecto se lleve a cabo de forma progresiva hasta 2030 y que se nutra de algunos de los grandes fondos de inversión, que en estos momentos están apostando por iniciativas en la producción de energía limpia, uno de los sectores económicos con mejores perspectivas de crecimiento.

Brandson participa

Aunque el proyecto ha sido presentado por la empresa noruega, líder del sector, todo apunta a que el empresario británico Richard Branson, propietario de Virgin, es uno de los principales impulsores. Fue su hermana Lindy, con casa en Menorca, la que planteó la ubicación «menorquina» de este macro proyecto, inicialmente pensado para Canarias. Branson se habría entrevistado con el general Luis Alejandre en la Illa del Rei, en una comida en la cantina de Hauser & Wirth. Alejandre no solo le convenció, como había hecho en su día con Iwan Wirth y Manuela Hauser para que instalaran allí su galería, sino que consiguió el compromiso de que toda la electricidad del islote sería gratuita cuando el parque marino entre en funcionamiento.

Descuento eléctrico

La joint venture que forman Windmøller y Virgin, para «engrasar» la tramitación del proyecto, ha propuesto una medida de calado para los menorquines. El parque tiene capacidad para exportar entre el 80 y el 85 por ciento de la energía producida. Ahí está su negocio. La exportación se llevará a cabo a través del segundo cable que Red Eléctrica ha de extender entre Menorca y Mallorca a partir de 2026.

La enorme capacidad productiva y los grandes beneficios permiten a Windmøller y Virgin plantear una propuesta insólita: reducir en un 50 % la factura eléctrica de 30.000 hogares y empresas de Menorca. La bonificación no podrá ser general porque la multinacional quiere contabilizar un gasto fijo en sus cuentas. Por eso, el Consell va a llevar a cabo un proceso similar al de los vales de consumo. Hoy abrirá un correo electrónico específico para recibir las solicitudes hasta agotar el cupo. Será gonewiththewind@cime.es.

Acuerdo con el Consell

El Consell ha llegado a un acuerdo con la compañía. No ha sido fácil. Luis Alejandre, que ha intervenido en las negociaciones, quería que la bonificación fuera a cambio de la aministía para el puente de Rafal Rubí. Branson no lo aceptó. Lo que sí ha pedido el empresario es recuperar la casa Venecia del puerto de Maó, en la que hace años fue feliz. A cambio ofrece una plaza en el primer viaje turístico de su nave «Virgin» al espacio. El Consell ha decidido que la ocupe el vicepresidente Miquel Àngel Maria. Al principio no lo aceptó porque intuía una maniobra de Susana Mora para separarlo del poder. Finalmente ha propuesto 22 condiciones, de las que destacan: que se le rinda un homenaje a la vuelta, en El Toro, como primer menorquín en viajar a las estrellas; segundo, que si la «Virgin I» se pierde y llega a un planeta inteligente la grabación de saludo lleve un mensaje en catalán; y tercera que la «Virgin I» lleve una pegatina en la parte posterior con el lema «Som Talaiòtics».

El apunte

Interés por organizar visitas turísticas y la regata ‘Windmills’

El acuerdo entre Windmøller y Virgin contempla otras cuestiones colaterales de gestión y explotación del parque offshore. Mientras la multinacional noruega se centra en la producción de energía limpia, Richard Branson planea algunas actividades para las que ya se han dado algunos pasos.

Numerosas entidades apoyan el proyecto. Francisco Tutzó, del Cercle d’Economía, cree que es una oportunidad única para la Isla. La idea ha concitado un insólito consenso. Incluso los partidos ecologistas y el GOB consideran que la lucha contra el cambio climático pesa más que el impacto sobre el paisaje marino.

Branson ha firmado con el presidente del Club Marítimo Mahón, Antonio Hernández, un acuerdo para organizar una regata de SailGP, los catamaranes conocidos como la Fórmula 1 del mar. El campo de regata discurriría entre los molinos, con la emoción de que los mástiles se aproximarían a las aspas de los aerogeneradores, cuyo diámetro es de 250 metros, y evitarlas será una de las muestras de pericia de los pilotos.

Además ha acordado con los catamaranes Groc las visitas turísticas al parque eólico marino. Uno de los molinos tendrá acceso hasta la cima para grupos de tres personas. En la información elaborada hasta ahora, prometen que la vista de la costa será espectacular. Luis Alejandre insiste en que antes de ir a ver los molinos, los turistas pasen por la Illa del Rei pero esto no está confirmado.

Branson no descarta una tercera idea. Que alguna de las naves Virgin que participen en el programa de vuelos turísticos al espacio pueda amerizar en el parque eólico, para después poder trasladar a los participantes a Fornells donde podrán degustar una caldera de langosta.