Imagen de Moll d’en Pons en la mañana del pasado lunes.

TW
0

Los restaurantes del Moll d’en Pons, en el municipio de Es Castell, se quedaron el pasado lunes sin el servicio de recogida de basura habitual hasta la fecha. Aparentemente, una notificación del Ayuntamiento que no obtuvo respuesta por parte de los gerentes de la zona sería el motivo de la incidencia, que en todo caso habría sido «puntual», según indica el concejal de Servicios Generales, Pedro Pallicer.

Los negocios hosteleros dejaron los cubos de basura en la noche domingo frente a sus respetivos locales esperando a que el servicio de recogida los vaciase a primera hora de la mañana. Su sorpresa fue mayúscula al ver que los residuos seguían en el mismo sitio.

El regidor Pedro Pallicer explica que fueron informados hace unos días de que debían dejarlos delante del hotel Hamilton a partir de esa misma noche. Al «no oponerse nadie ni recibir ninguna objeción», la medida quedó implantada, ya que los antiguos camiones «no están provistos de las máquinas para levantar los cubos» y los nuevos no pueden pasan por allí. Entonces, al mediodía del lunes, los restauradores habrían presentado sus quejas al Ayuntamiento por tratarse de una caminata «algo excesiva» tras «12 o 18 horas trabajando en muchos casos», que implicaría cargar con los respectivos residuos por «una rampa empinada».

El Ayuntamiento ya está trabajando en una solución alternativa y mañana se reunirá con el Consorcio de Residuos para concretarla. Esta podría pasar por poner un camión de limpieza viaria más pequeño. Por el momento, el antiguo sistema ha quedado reestablecido hasta nuevo aviso.

Falta de cubos comerciales

Por otro lado, algunos negocios todavía no han recibido los nuevos cubos comerciales de la recogida selectiva, una situación que se está «tratando de subsanar», según Pallicer.