Diego Sabiote. Reside en Mallorca desde 1975.

TW
0

La compañía discográfica Tumbet Music edita a partir de este año una colección por entregas que aúna la inquietud artística de ambos autores

Raquel Marqués
Ciutadella
Poeta y músico de la mano. Joan Manel Escobedo canta el verso del escritor Diego Sabiote (Macael, Almería 1944) en la que se esboza como una completa entrega discográfica editada a partir de este año por la compañía Tumbet Music. El compacto bilingüe "L'Escala de Jacob" que se alza como homenaje a Catalunya a través de los emblemáticos monasterios de Poblet, Solius y Montserrat abre el camino de cuatro volúmenes entre los que se incluye un tributo a les Balears ("Llum i ofrena", también bilingüe y unido a la obra "El pi de Costa i Llobera. Llum i ofrena"), tierra en la que desde hace años residen ambos autores.
"La originalidad del primer disco radica en que el prólogo va a cargo de los tres abades", explica Sabiote, quien apunta que la salida al mercado de cada "cd" tendrá "una periodicidad de cada seis meses". A la misma le sucederá la edición de "La claridad de la espesura. El poeta cantero" (en castellano), homenaje a la tierra del poeta, unido a la publicación del mismo título. Los "Poemas de denuncia", en clara referencia a la sociedad actual, componen la cuarta y última entrega.
Referencias a la Isla
Casado con una menorquina, este profesor de Filosofía en la Universitat balear refleja una vez más en su obra su admiración por la Isla. Recientemente acaba de presentar su última publicación literaria que lleva por título "Y, pese a todo, la luz" (Editorial La Lucerna) que en su amplio elenco bibliográfico ya suma la creación en verso número dieciséis. Aquí, las referencias mediterráneas, y más particularmente isleñas, navegan por las páginas de un autor que halló en Balears su segunda morada. Poemas entre los que destaca "Alaior" dedicado a Ponç Pons.
"Aún sufrimos las consecuencias de dos grandes guerras que aún no han acabado y, frente a éstas, la destrucción ecológica y la insensibilidad moral ante la situación de un pensamiento que ha decaído, pero pese a la pérdida a nivel ideológico de referencias importantes en años pasados, pese a todo... la luz", afirma Sabiote al respecto de una metáfora que inspira el grueso de su recién publicación.
La esperanza
Doctor en Filosofía por la Universidad Civil y la Universidad Pontificia de Salamanca y, por esta última, licenciado en Teología, Sabiote señala claramente que en su caso "la belleza tiene un nombre: Dios". "Herida ancha", "Llama de inocencia", "La estrella", "La eternidad dulce de un instante", "Gorrión en vuelo"... son sólo un ejemplo de cuatro bloques diferenciados que culminan en "El fervor de la lumbre", precisamente, con "Dios" por el que Sabiote confiesa que "nadie podrá arrebatarnos la esperanza".