3

El joven de 21 años, detenido en la madrugada del pasado domingo en Sant Lluís, tras agredir con una botella rota a otros dos hombres, quedó inconsciente después de recibir una paliza por parte de otro grupo de jóvenes, según declaró el martes ante la juez que le dejó en libertad.

La abogada del inculpado incidió esye miércoles, tal y como informó este diario, que el joven actuó en defensa propia tras ser agredido al menos tres veces, aunque admitió que para ello rompió una botella de cristal con la que propinó varios cortes a los otros dos jóvenes, de 21 y 23 años. El detenido, al igual que los otros dos principales implicados, no supo explicar las causas por las que se inició la pelea que tuvo varios episodios. En el primero aseguró que recibió varios golpes en la cara. La pelea con el joven de 23 años se disolvió pero minutos más tarde el detenido volvió a encararse con él. Asegura su abogada que cuando volvía a ser golpeado fue cuando se defendió con la botella de cristal.

A continuación un grupo de jóvenes se ensañó con él hasta dejarlo inconsciente, después de que uno, ha asegurado la letrada, intentara estrangularlo y nadie le prestara auxilio.

Cuando pudo levantarse se marchó pero más tarde volvió a ser agredido. Un hombre intentó socorrerle para poner fin a la paliza. Tras ser detenido tuvo que ser atendido en el Hospital, al igual que uno de los jóvenes a los que agredió y estuvo algo más de dos días ingresado.

La abogada desmiente que portara ninguna navaja ni que estuviera bajo los efectos de las drogas, ya que se ofreció a que le realizaran cualquier prueba para corroborarlo. El acusado, sin antecedentes penales, es deportista semiprofesional y aunque su familia reside en Menorca, él se encuentra en la Isla de vacaciones. Ha pedido que analicen las huellas de la navaja hallada por los policías para demostrar que no era suya. La Guardia Civil ya ha tomado declaración a algunos testigos para esclarecer el suceso dadas las versiones contradictorias.