0

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron el jueves en Maó a dos hombres, de 30 y 51 años de edad, por dos casos distintos de presunto acoso sexual a una chica y un chico, respectivamente, ambos menores de edad y residentes en la misma ciudad.

El detenidos de 30 años, de nacionalidad española, ha sido acusado por una adolescente de 15 años, con la que habría mantenido una relación de amistad en las últimas semanas.

La detención del inculpado se llevó a cabo en un domicilio ubicado en el Camí de Ses Rodees. Los policías acudieron en su búsqueda poco antes de las 21 horas del jueves, después de que los padres de la menor acompañados por ella, interpusieran la denuncia por los presuntos abusos en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Se da la circunstancia de que la menor había desaparecido durante las pasadas fiestas de la Mare de Déu de Gràcia y estuvo varios días sin ser localizada. Entonces se difundió por las redes sociales que había sido vista por última vez con el hombre que ha acabado detenido.

Desaparecida en las fiestas

La Policía Nacional investigó y gracias a una aplicación de localización en su teléfono móvil, sus padres pudieron saber que se hallaba cerca de un instituto de la ciudad donde los agentes acudieron en su búsqueda y la devolvieron a sus padres. En ese momento, al parecer, estaba con ella el mismo hombre que ha sido denunciado, aunque se marchó antes de que llegaran los policías.

El detenido pasó ayer a disposición judicial y tras declarar ante el juez quedó en libertad provisional con cargos, orden de protección para la menor y de alejamiento y comunicación respecto a ella, al menos hasta la celebración del juicio.

En cuanto a la otra detención también fue practicada por la Policía Nacional el mismo jueves. Se trata de un hombre de 51 años, de nacionalidad española, que fue denunciado por los padres de un chico de 15 años de edad.

La Policía Nacional investiga si el presunto abuso llegó a ser físico o quedó circunscrito a la comunicación que establecía el hombre con el menor a través de distintas aplicaciones en sus teléfonos móviles.

El acusado también fue puesto ayer viernes a disposición judicial, asegurando, en principio, que solo había contactado con el menor a través de la telefonía móvil. Quedó en libertad provisional con cargos.