Imagen de uno de los dos juicios al acusado, el pasado martes | MJU

3

Un hombre de unos 35 años de edad que se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de Menorca desde hace unas semanas ha sido considerado culpable de dos delitos de quebrantamiento de condena por haberse dirigido a su expareja, en Maó, cuando tenía una medida cautelar de prohibición de aproximación y comunicación con ella, vigente desde el pasado 14 de noviembre.

El juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Maó dictó en aquella fecha el auto de prisión provisional después de que el acusado quebrara esa medida cautelar en tres ocasiones prácticamente consecutivas desde que le fuera aplicada la medida como consecuencia de una denuncia por malos tratos.

El martes se celebraron los dos juicios por dos de estos quebrantamientos cometidos el 15 y el 26 de noviembre al haberse dirigido a la mujer a través de mensajes al teléfono móvil y por Facebook. En ambos casos el acusado aceptó la culpabilidad y con ella fue posible el acuerdo de conformidad entre abogados y fiscal para que se rebajaran las condenas.

En cada uno de los juicios, que se celebraron prácticamente de forma consecutiva, el magistrado juez del Penal le leyó la sentencia condenatoria que quedó en cuatro meses de prisión en cada caso, lo que suma un total de ocho.

El recurso de su abogado al auto de prisión preventiva y el hecho de que las condenas no sumen los dos años supondrá su excarcelación en los próximos días, tal y como reseñó el juez, Bartomeu Mesquida. Sin embargo le advirtió que un nuevo quebrantamiento para dirigirse a su expareja supondría su regreso inmediato a la prisión.

Mensajes

Los dos juicios celebrados el martes correspondieron a varios mensajes que envió el acusado a su expareja en los que le manifestaba su amor por ella, le deseaba lo mejor y le pedía disculpas por los hechos que habían provocado la denuncia de la mujer contra él.