Uno de los candados con la palabra "Sos Posidonia" detectado por el propietario de la embarcación.

12

El propietario de una lancha de siete metros de eslora, fondeada el domingo en Es Caló Blanc, en la costa de Sant Lluís, salió ayer al paso para explicar que él sí ha sido víctima de un intento de sabotaje en su embarcación.

Alguien colocó dos candados de pequeño tamaño en el último metro de la cadena del ancla que mantenía a la embarcación en ese enclave de la costa sur. Los dos candados portaban el nombre de SOS Posidonia, la asociación que denuncia los fondeos sobre esta planta acuática, que ha negado ninguna vinculación con este hecho. De momento es el primer caso confirmado por el propietario de una lancha, pese a que en las redes se habla de hasta 25 afectados.

Noticias relacionadas

El hombre, veraneante en la Isla desde hace 45 años, asegura respetar siempre las zones de fondeo no permitido, «por eso, quien esté detras de esto está cometiendo una acción peligrosa y maligna», indica.