Imagen de las dependencias del Ayuntamiento de Ferreries donde entraron a robar.

La alcaldesa de Ferreries, Joana Febrer, se muestra inquieta tras el robo con fuerza que la madrugada del martes al miércoles sufrió el ayuntamiento. Un edificio que carece de alarma y al que los ladrones, se desconoce si uno o más, accedieron desmontando los cristales de una antigua ventana en el tercer piso.

«Creo que sabían dónde iban», explicó este viernes en una entrevista en Onda Cero, «fueron directos a los cajones donde estaba el dinero y no tocaron nada más». Se da la circunstancia, además, que justo esa noche había la recaudación del servicio de cobros de los últimos dos días, cuando lo normal es llevarlo al banco cada jornada.

Tal como avanzó el jueves Menorca-Es Diari, una vez dentro del Ayuntamiento de Ferreries, los ladrones se dirigieron al Servicio de Atención al Ciudadano, donde forzaron la puerta de acceso y rompieron el cristal. Una vez allí arrancaron los cajones donde se guarda el dinero procedente de los pagos en metálico que hacen los ciudadanos.

Noticias relacionadas

Después acudieron al despacho de la alcaldesa. Allí encontraron un cajón abierto con un sobre en su interior. Joana Febrer explicó que allí tenía un sobre con dinero para devolver a los caixers que no habían participado de un almuerzo, así como varias cucharitas de plata de las fiestas de Sant Bartomeu y la recaudación de algunas ventas para ayudar a los jinetes.

La puerta principal de acceso a las casas consistoriales no estaba forzada. Todo apunta a que entraron por el tercer piso, aunque la alcaldesa destaca que tampoco debió ser una tarea fácil para los ladrones.

«Estoy inquieta, ha sido una cosa extraña», explica la alcaldesa, quien evita elucubrar sobre la posible autoría del robo hasta que no lo determine la Policía Judicial de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de las pesquisas. «Tendremos que poner alarma, Ferreries es un pueblo tranquilo y un hecho como éste genera malestar».