Los accidentes por salida de vía que acaban en vuelco se han sucedido a lo largo de los tres meses de verano, pero en la mayoría de los casos no han supuesto heridos graves ni tampoco se ha contabilizado ningun a víctima mortal | Gemma Andreu

La saturación de la carretera general por el elevado volumen de tráfico que ha tenido que absorber a lo largo de los meses de junio, julio y agosto se ha traducido en el aumento del número de accidentes en relación al año pasado. Han sido 44 los registrados en la primera vía interurbana que cruza la Isla, frente a los 27 del curso anterior, lo que supone un incremento notable del 63 por ciento.

Las cifras demuestran que la siniestralidad ha crecido en función de la circulación existente que forman los vehículos de alquiler, los de los propios residentes y los transportados a la Isla por los turistas que llegan en barco.

En el conjunto de la red viaria insular, los accidentes habidos durante los tres meses de verano suponen un aumento del 30,4 por ciento respecto al año pasado. Si entonces fueron 92 entre todas las carreteras interurbanas de Menorca, en el estío recién finalizado, de junio a agosto, el número ha sido de 120, ligeramente por encima de la que se registró en el verano del año anterior a la pandemia cuando fueron 111.

Faltará por sumar los que se habrán producido el mes de septiembre, todavía dentro de la temporada estival, ya  que hasta el día 22 se habían contabilizado 21, entre los que 14 de ellos han tenido lugar en la carretera general. El año anterior en el último mes del verano llegaron a 30, de los que 12 ocurrieron en la  vía principal.

Por meses ha sido agosto el de mayor siniestralidad en Menorca. La Guardia Civil ha contabilizado 60 accidentes, 19 más de los ocurridos el año pasado, y ocho más que en el año 2019 antes de la irrupción del coronavirus.

El aumento del número de accidentes en verano, sin embargo, no se corresponde con el balance en la relación de fallecidos, heridos graves y heridos leves en las vías interurbanas de la Isla. No  ha habido ningún accidente con víctimas mortales, al contrario de lo que sucedió el año pasado cuando hubo dos muertos, en la carretera general y en la de Son Bou, y el número total de heridos se ha situado en 65, es decir, 17 menos de los registrados el año pasado. Entre estos, además, solo fueron considerados heridos graves 11 personas, prácticamente el mismo número que hace un año.

Sin víctimas mortales

Menorca es, hasta el momento, la única Isla que no ha sufrido ninguna víctima mortal ni durante el verano ni en lo que va de año. En Eivissa se han producido 5 y en Formentera 1.

La explicación que emana de Tráfico responde precisamente a la presión que soporta la carretera general. El gran volumen de turismos, motocicletas y camiones obliga a que los vehículos tengan que circular a velocidades muy reducidas, en fila india prácticamente, sin que se prodiguen los adelantamientos. Esta limitación hace que baje el riesgo de que se produzcan accidentes más graves y por tanto el número de heridos resulta inferior.

El dato

La distracción de los conductores es la principal causa de los siniestros

La distracción de los conductores al volante es la principal causa de los accidentes que han ocurrido en Menorca este año desde enero, bien por el uso del teléfono móvil, la radio o cualquier otra circunstancia que haya desviado la atención del conductor en la carretera.

A la distracción le siguen los incidentes por una velocidad inadecuada que acaban, indefectiblemente, en salidas de vía, y aquellos que se cometen por conducir bajo los efectos del alcohol.