Imagen de la obra del pintor menorquín en el nuevo establecimiento de la cadena de restaurantes del cocinero español. En el mural, a diferencia del original, donde sostiene una copa de vino, aparece con un bocadillo de la carta del restaurante | M.J.

17

La obra Marc Jesús ha viajado en numerosas ocasiones fuera de España; el pintor menorquín ha expuesto en ciudades como Hong Kong, Nueva York o Bruselas, entre otras, pero desde el pasado domingo sus mujeres azules son un poco más internacionales. Y ello se debe a que una de sus obras ha sido elegida por el prestigioso cocinero español José Andrés para decorar uno de sus restaurantes más conocidos en Estados Unidos, Jaleo, que acaba de abrir nueva sede en Disney Springs, una zona comercial próxima al famoso parque temático de la ciudad de Orlando, en el estado de Florida.

Una colaboración con la que el artista «está encantando de la vida», reconoce, y que es fruto de una curiosa historia. Según relata el propio pintor, hace años el cocinero había visitado una de sus exposiciones en Madrid, donde adquirió un cuadro. En abril de 2008, José Andrés durante una visita a Menorca con motivo del rodaje de uno de sus programas de televisión, «Made in Spain» (su audiencia en EE.UU rondaba los 90 millones de espectadores), quiso conocer al pintor. Algo que sucedió con una caldereta de langosta de por medio en el puerto de Ciutadella y que supuso el inicio de una amistad.

El pintor volvió a tener noticias de José Andrés el año pasado, cuando se puso en contacto con él interesándose por adquirir los derechos de imagen de una de sus obras. «Es un hombre que siempre me había dado buenas sensaciones, pensé que me aportaría cosas buenas y me mostré encantado de colaborar con él», relata el pintor, quien le vendió una imagen sin saber cuál iba a ser su destino final dentro del negocio de restauración.

El cuadro en cuestión, que actualmente está en el estudio del pintor, ha crecido en tamaño para ocupar una de las paredes principales del nuevo establecimiento, un lugar en el que la imagen aparece «tuneada», según explica el artista. En el cuadro original la protagonista sostiene una copa de vino, mientras que en la versión Jaleo muestra uno de los bocadillos de la carta de José Andrés, quien más allá de sus dotes culinarias está considerado como una de las cien personas más influyentes del mundo según la revista «Time».