Mascaró, este lunes en la calle El Roser, durante la instalación de su intervención artística | Josep Bagur Gomila

1

La temporada de Street Art ya está en marcha en Ciutadella. Un festival de arte al aire libre que este año cumple su décima edición y va camino de alcanzar las 300 intervenciones. Está previsto que este verano se sumen una treintena de nuevas propuestas, la primera de ellas colocada este lunes en una fachada de la calle El Roser por el pintor Carlos Mascaró.

Desde Ciutadella Antiga, la entidad promotora de la iniciativa, su gerente, Macià Coll, recuerda como desde hace muchos años la asociación comercial ha colaborado en la dinamización de la ciudad a través de diferentes actividades culturales. Sin embargo, ninguna de tanto éxito como el festival de arte callejero. «La gente muestra mucho interés por esta actividad, que gusta mucho a los más pequeños pero también a la gente mayor. Hay quienes incluso guardan un archivo fotográfico de todas las obras que se han hecho», apunta Coll.

Una propuesta que gusta a los locales y que enamora también a los turistas. «Al final las obras se han convertido en una especie de postales digitales que viajan a través de las redes», añade. Más    aún desde que el pasado año se apostó por colocar un código QR junto a cada obra que redirige a la página web de Ciutadella Antiga, donde se puede encontrar información de cada uno de los autores que participa y también un mapa para poder recorrer el itinerario artístico.

Este año se han presentado 38 artistas a la convocatoria, entre los que se han seleccionado 30 propuestas. Un equipo del que forman parte artistas reconocidos, como Mascaró, pero que la organización pretende abrir también a quienes están empezando en el mundo del arte y el diseño. «Hay muchos jóvenes que han visto crecer el Street Art con el paso de los años y ahora tienen interés por formar parte de él, eso es muy bonito y hay que darles una oportunidad», apuntan desde Ciutadella Antiga.

En esta décima edición que acaba de arrancar tomarán parte diez firmas que se estrenan en el festival, algunos de ellos artistas que no viven en Menorca y que se desplazarán hasta aquí para ejecutar sus trabajos. La intención es que la colección completa esté lista sobre el 20 de julio.