En la elección de lugar, predomina los exteriores rurales. | EVENTS AND WEDDINGS IN MENORCA. LAURA MAZZELLO

4

El interés creciente que tiene Menorca para la celebración de matrimonios queda patente en una de las plataformas líderes de este sector, Bodas.net, que constata que las búsquedas y contactos con proveedores de la Isla se ha triplicado respecto al año 2020. La covid supuso un parón en el número de bodas inscritas en los registros civiles pero, fundamentalmente, en las celebraciones, muchas de las cuales se han pospuesto hasta hoy.

En 2022 asistimos a una eclosión de eventos de este tipo y la Isla aparece como uno de los lugares de moda para acogerlos. Y es más, los organizadores de este tipo de eventos o wedding planner, tienen ya muchas reservas para el año que viene, incluso para 2024.

«En muchos sitios ya no hay plazas», manifiesta Anna Britton, desde la empresa Events and Weddings in Menorca. Tienen como clientes principalmente a extranjeros y constata que el 90 por ciento de las parejas que eligen la Isla para celebrar su boda ya han formalizado su unión en su lugar de origen. Acogen, así, las fiestas nupciales o rebodas que no se pudieron celebrar a causa de la pandemia, de parejas que ahora han necesitado manifestar su unión de una manera especial.

Las ceremonias y los banquetes son cada vez menos protocolarios. | Foto: COCTELEBRA

¿Cuánto cuesta cumplir este sueño en Menorca? Todo está en función de lo que se quiera pagar, prosigue Anna Britton. Entre 15 y 20.000 euros por reservar una finca durante tres noches para 30 personas sería un precio medio. Y se ven desde celebraciones de dos, cuatro o 18 personas, es decir, con los más allegados, hasta ceremonias y banquetes para 150, 200 o 300 personas.

Abril, mayo y junio, o septiembre y octubre, constatan los organizadores de bodas, figuran como los meses predilectos para estas celebraciones, que rompen la estacionalidad de la temporada turística, si tenemos en cuenta el destino que supone la Isla para la celebración, la fiesta, el banquete, el hospedaje de invitados, etc.

Las parejas que eligen Menorca para celebrar su matrimonio tienen en general un presupuesto cerrado o limitado. Sea como sea, muchas de las fincas o lugares que acogen este tipo de eventos en Menorca tienen las posibilidades de reservas ocupadas ya para 2023 y 2024.

La mitad de las bodas católicas son de fuera

Las empresas dedicadas a organizar este tipo de eventos en la Isla constatan que entre las grandes celebraciones que organizan en torno al 40 y 50 por ciento aproximadamente incluyen el acto religioso. Una hipótesis que lo explique podría ser que la mitad de las parejas que deciden casarse por todo lo alto, por decirlo de alguna forma, pasan por el altar.

Según los datos que aporta la Diócesis de Menorca, en 2021 se celebraron en la Isla 47 matrimonios católicos, de los cuales 23 estuvieron protagonizados por parejas de fuera de la Isla. Entre todas las iglesias y parroquias, las que acogen un mayor número de ceremonias son la Ermita de Fàtima, en Maó, con siete celebraciones; El Toro, de Es Mercadal, con seis; y Sant Joan de Missa, en Ciutadella, con cinco.

El encanto de estas iglesias, seguramente, iría en consonancia con las nuevas formas de celebración, que buscan lo más auténtico de la Isla o su paisaje como escenario. Y que se ve también en la elección del lugar para la fiesta y el banquete.

De La Mola a casas rurales, los más buscados

Casas típicas menorquinas, antiguos palacios, jardines, villas exclusivas… Entre las fincas dedicadas a acoger este tipo de eventos, desde Coctelebra, empresa especializada en catering y que ofrece distintos servicios, destacan el espacio de Binissuès, en Ferreries, con sus casas del siglo XVIII y la experiencia rural asociada. La Mola, en Maó, por otro lado, se está convirtiendo en otro de los lugares por excelencia para acoger este tipo de eventos.

Binissuès, uno de los emplazamientos que acogen este tipo de eventos.

La fortaleza de Isabel II ofrece diversos espacios interiores y exteriores para celebrar tanto la ceremonia de la boda como el banquete o el baile posterior. Un lugar muy particular, por su enclave tranquilo y donde destaca especialmente la puesta de sol. El emplazamiento de Binifadet, el hotel rural Sant Joan de Binissaida o Torralbenc

«Les encanta venir a casarse aquí»

Desde Coctelebra, cuyos responsables son Sonia y Manel, reiteran que «la gente está enamoradísima de Menorca» para celebrar este tipo de eventos. A franceses, británicos, italianos les encanta venir a casarse aquí, añaden. Y que contactan con su empresa muchas veces con un concepto muy idílico, con el deseo, incluso, de una ceremonia en la arena, que no sería viable. Por lo tanto, muchas veces está el trabajo de reconducir este tipo de celebración.

Menorca cumple las expectativas de las parejas con más ensoñación en este sentido, afirman, si bien «el trabajo de un buen organizador está en asesorar y reconducir a los clientes hacia el lugar más propicio». Hacerlo junto al mar o en el campo o en un enclave paradisíaco ya sabemos que es uno de los ideales posibles. Y que sea más o menos espectacular depende, muchas veces, del precio que se esté dispuesto a pagar.