Menorca en ‘La Gran Manzana’. Foto de familia del grupo de menorquines que estos días disfruta de la ciudad norteamericana siguiendo los pasos de Pons Cladera | X.P.C.

1

Xavier Pons Cladera tiene varias pasiones en su vida. Una de ellas profesional, quizás por la que más se le conoce, como jefe de sala y responsable de comunicación del Teatre Principal de Maó, labor que desempeña desde hace 22 años. También es sabida su afición a todo lo relacionado con la meteorología, faceta que le ha llevado a colaborar en multitud de ocasiones con «Es Diari». Y hay un tercer elemento que le apasiona, viajar, especialmente a una ciudad por la que siente predilección, Nueva York.

Xavier Pons Cladera en Nueva York | X.P.C.

«No la conozco tan bien como Maó, pero casi, casi», bromeaba el pasado jueves al teléfono cuando faltaban veinte minutos para las siete de la mañana, preparándose para comenzar a enseñar la ciudad a un grupo de menorquines. Y es que Pons Cladera aprovecha sus vacaciones para ser guía acompañante, otro de sus grandes hobbies. Una oportunidad que le surgió por casualidad, sin quererlo, cuando se lo propuso desde Viajes Magon su gerente, Gabriel Pons.

Cuando la agencia organizó el primer viaje con él en 2018, la respuesta de los clientes dobló la previsión inicial, con 60 personas apuntadas, lo que obligó a programar dos tandas. De esa forma iniciaron una aventura que, tras verse interrumpida por la pandemia, acaban de retomar. Así, el menorquín sigue forjando una historia cada vez más íntima con una ciudad a la que viajó por primera vez en 2009 y en la que ha estado tantas veces que le cuesta saber el número con exactitud: «Más de 15, seguro», apunta.

Xavier Pons Cladera en Washington | X.P.C.

¿Qué tiene Nueva York que le engancha tanto? «La primera vez que viajé me enamoré de ella. Una ciudad totalmente abierta, cosmopolita y en constante cambio», asegura, de la que también valora mucho la oferta cultural y que le permite disfrutar de otra de sus grandes pasiones, «por deformación profesional», los musicales. A Menorca regresará habiendo visto una de las grandes novedades de la temporada en Broadway, «Moulin Rouge!».

Y luego, más allá de todo lo que implica el turismo (en este viaje hacen triplete: N.Y., Washington D. C. y Philadelphia) están las relaciones personales que se forjan durante estos viajes. Una experiencia que puede acabar con estampas tan curiosas como la de un grupo de menorquines cantando «Un senyor damunt un ruc» en pleno Times Square. «Acabamos siendo como una gran familia», concluye Pons Cladera.