El caballo autóctono de Menorca está clasificado como una especie en peligro de extinción | Katerina Pu

Garantizar el futuro del caballo menorquín. Este es el objetivo que persigue la Asociación de Caballos de Raza Menorquina con la extracción, estos días, de semen de ocho ejemplares nuevos seleccionados por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria en base a su importante aportación genética para la conservación de la raza.

El caballo autóctono de Menorca está clasificado en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España como una especie en peligro de extinción. Es por este motivo que no se deben aplicar solamente criterios de selección que permitan mejorar genéticamente la población actual, sino también criterios de conservación genética.

Estos días se realizan extracciones seminales en campo a los caballos de pura raza menorquina | Katerina Pu

La finalidad es que, con estos últimos, se conserve la variabilidad genética existente en la población por si fuera necesaria en el futuro. Para ello, se pueden aplicar diferentes sistemas, como la conservación ex situ.

Un banco de semen, la solución

Desde el año 2014, se desarrolla un banco de semen que permite la conservación de la variabilidad genética del caballo menorquín de una forma segura y con posibilidades de uso futuro en caso de necesidad.

A finales de 2018, se realizaron las primeras extracciones seminales a los caballos seleccionados en base a criterios puramente conservadores. Las muestras se depositaron en el banco de semen autonómico de los Serveis de Millora Agrària i Pesquera.

Las muestras se depositaron en el banco de semen autonómico de los Serveis de Millora Agrària i Pesquera | Katerina Pu

Este actúa como una caja fuerte en la que se conserva la genética con riesgo de perderse que solo se podrá utilizar en caso de extrema necesidad para evitar que la raza de caballo propia de Menorca desaparezca.