0

Hace unos días un lector del «Diari Menorca», envió un emilio, o sea, e-mail dirigido a mi persona, cosa que es de agradecer ya que muchos lectores de mis artículos mochileros, me recomiendan alguno.

Se trata de S.F. cuyo contenido voy a copiar y pegar, porque no tiene desperdicio:

«Hoy día 13 de junio he bajado a la calle, Avenida Menorca, con la intención de depositar una carta en el buzón de la esquina con la calle Pintor Calbó.

Mi sorpresa ha sido mayúscula al no hallar en su lugar el citado buzón, que he constatado que no ha sido robado pues en su lugar aparecen cuatro baldosas nuevecitas y aún húmedas.

Correos se anuncia en televisión con la intención de ayudar a las pequeñas empresas. ¿no es una persona su mínima expresión?

Esto me plantea la necesidad de trabajar, gratis, para Correos llevándoles mi sobre a su ubicación en la calle Ciudadela, o a lo peor a su centro del Polígono.

Pueden ustedes ayudarme a mí y a todos mis convecinos del barrio . . . cuando me encuentre con J.L.H., mi vecino, se lo comentare pero ¿podrían hacerle llegar este escrito al Mochilero? (comparativamente es casi el mismo caso que el asfalto de la calle de s'es moreras) y, otro sí, al apartado de denuncias o al espacio de Cartas al Director.

Perdonen la extensión, pero a mis años ya no es cosa de tener que correr persiguiendo donde echar una carta a mayores distancias.» ¡Bien!

La realidad es que el buzón que llevaba muchos años ubicado en la calle Pintor Calbó, se ha trasladado a la calle Maria Luisa Serra, o sea, más arriba de la Avenida Menorca... Supongo que alguien ha tomado esta decisión, ya que el pobre buzón, no se cambiado por su cuenta, con nocturnidad y alevosía, para despistar a los vecinos de la barriada acostumbrados a depositar los sobres y pequeños paquetes en la calle del pintor a la calle de la arqueóloga. ¡Mal!

Vatuadell cent llamps, apreciado S. por supuesto que te recojo el listón, por estar totalmente de acuerdo contigo y «caña al mono hasta que hable euskera», cuya frase era de un ex jefe mio bancario...Cuando hay este tipo de cambios, lo primero que tiene que hacer Correos, es comunicarlo al vecindario, o no, apreciado lector.

Se lo he comentado a mi amigo Ll. que vive con su esposa en la calle Doctor Camps, también le ha venido de nuevo...como muchos vecinos de esta barriada. Me comenta que de vez en cuando suele enviar cartas a través de Correos y por supuesto que esta decisión de cambiar el buzón, no tiene pies ni cabeza. ¡Mal!

Lo curioso de la situación es que Google maps, lo sigue situando en la calle Pintor Calbó. Señores responsables de Correos, si vivim coses veurem.

José Barber Allés

Mochilero

josebarberalles@gmail.com