La candidata a la presidencia de la Comunidad Autónoma, Francina Armengol, volvió a anunciar en el discurso de investidura celebrado ayer la redacción y apoyo a la futura Ley de la Reserva de Biosfera de Menorca. Idéntico compromiso ya aparecía en los «Acords pel canvi» suscritos por los partidos de izquierda hace cuatro años. Pero la anterior legislatura concluyó sin que fuera tramitada ni aprobada esta ley.

También volvió a referirse Armengol al uso sociosanitario para el edificio del antiguo hospital Verge del Toro, una iniciativa emprendida durante el mandato 2015-2019 que ahora debe concluirse para que pueda entrar en servicio lo antes posible y atender la gran demanda de la población menorquina.

Más allá de los retos y las declaraciones de intenciones, es preciso concretar y cuantificar las inversiones autonómicas destinadas a Menorca que se llevarán a cabo durante la legislatura que ahora arranca. La obligación de servicio público en la ruta con Barcelona, cuya declaración depende del Gobierno central; el centro de investigación sobre la Menorca Talayótica y la Ley la Reserva de la Biosfera son compromisos que no pueden demorarse.