El conseller de Movilidad del Govern, Marc Pons, calificó ayer de «desmedidas» las desmesuradas tarifas que cobra Vueling en la ruta aérea entre Barcelona y Menorca.
El conseller menorquín se limitó a declarar que lo que constituye un escándalo y un despropósito «ya venía de antes» porque los precios que está aplicando la aerolínea que cubre en régimen de monopolio este trayecto, vital para Menorca, «no se explican por la normal lógica de mercado».

Precisamente la ley de la oferta y la demanda, y la situación monopolística de la que se aprovecha Vueling, están provocando el encarecimiento de los vuelos con Barcelona.

Ayer mismo casi 800 euros por ida y vuelta. Son precios inaceptables que deben provocar la inmediata actuación del Govern y del Consell. Nuestras instituciones no pueden quedar con los brazos cruzados, dar la callada por la respuesta y repetir que «la Unión Europea es muy, muy, muy reticente» a aprobar una Obligación de Servicio Público cuando hay una compañía que opera. Ya lo sabemos, Sr. Pons.

Los menorquines esperamos mucho más de un Govern que debe alzar la voz y defender nuestros intereses y derechos. Es una cuestión de Estado para Menorca. La economía y la sociedad no pueden tolerar esta afrenta.