El Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechazó ayer el recurso de la Asamblea de Madrid contra el decreto de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, que disolvió la cámara autonómica. No se tramitarán las mociones de censura presentadas por el PSOE y Más Madrid, y el 4 de mayo se celebrarán elecciones anticipadas en esta comunidad. Al mismo tiempo, el Partido Popular ha frustrado la moción de censura presentada en Murcia por el PSOE y Ciudadanos gracias a que tres diputados del partido naranja se han incorporado al gobierno regional. En este contexto la presidenta de esta formación, Inés Arrimadas, se ve obligada a convocar la ejecutiva nacional. Los naranjas afrontan su peor crisis, que amenaza con llevarse el partido por delante, tras los malos resultados en las elecciones generales de 2019 y en las catalanas del pasado febrero. El futuro de Cs es muy incierto, tanto por la pérdida de apoyos electorales como la sucesión de errores cometidos, en los que participó Albert Rivera, que acabó dimitiendo. Ahora ve agravada su ya precaria situación. El partido naranja debe realizar una profunda autocrítica ante los cambios que se avecinan en el espacio del centro-derecha español.