El Govern anunciará el lunes las nuevas medidas para frenar la pandemia de la covid en Balears. El archipiélago quiere mantener su prestigio como destino turístico y al mismo tiempo debe garantizarse la protección de los ciudadanos; una doble estrategia que hace imprescindible potenciar la vacunación y en la que el certificado covid ha de constituir una herramienta eficaz. Los establecimientos de restauración y gimnasios con un aforo superior a las cincuenta personas deberán exigirlo a todos sus clientes. Es una medida similar a la que ya aplican Navarra y Valencia. Con esta exigencia el Govern considera que podrán soslayarse los eventuales reparos judiciales de una norma que pretende evitar los contagios en una época con numerosos encuentros sociales por la Navidad. Pero si no se aplican con rigor las medidas de prevención, como las mascarillas y la distancia social, de poco o nada servirán estas restricciones.

Parar los contagios y la propagación de la covid exige una combinación de esfuerzos en el que la colaboración ciudadana es imprescindible para alcanzar estos objetivos. Se ha logrado con la vacunación masiva, más allá de las incomprensibles excepciones, pero la pandemia sigue requiriendo de la responsabilidad de todos para vencer este virus que ha provocado la triple emergencia sanitaria, social y económica.