El panel de expertos del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) de la Unesco ha recabado una ampliación de información  sobre la candidatura Menorca Talayótica que aspira a obtener la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad. La delegación menorquina que se desplazó a París para dar respuesta a cuestiones relacionadas con la protección legal del patrimonio y el paisaje, los trabajos de conservación e investigación de los monumentos talayóticos de la Isla y la gestión de este patrimonio, afirma haber regresado con «sensaciones positivas».

Pero el conseller de Cultura, Miquel Àngel Maria; el coordinador de la candidatura, Cipriano Marín; y Laura de Miguel, técnica de patrimonio del Ministerio de Cultura, optan por la prudencia. Se comprende teniendo en cuenta la frustración y el sentimiento de decepción que provocó en Menorca el antecedente de 2016, cuando no prosperó la primera iniciativa para obtener este reconocimiento internacional. La expectación rodea el segundo intento. Ahora hay que esperar a mayo del próximo año, cuando se adoptará la decisión que dará a conocer el Consejo del Patrimonio Mundial en Kazán el mes de junio.