La Federació de la Petita i Mitjana Empresa de Menorca denuncia que «la reforma laboral en una economía estacional como la de Menorca está provocando cambios que no garantizan estabilidad». Advierte también que la adaptación de los contratos temporales a la nuevas modalidades que ampara la reforma aprobada por el Gobierno PSOE-Podemos «empuja a las empresas a la transformación en fijos discontinuos y a un encarecimiento de la contratación y del coste laboral».

Según PIME, existe incertidumbre entre los empresarios de Menorca sobre cómo adaptar la reforma a las necesidades de los puestos de trabajo en las empresas de la Isla, con una falta de claridad en la contratación y sin que haya incrementado la estabilidad en el empleo. Más del 70 por ciento de las empresas locales ha sufrido dificultades para encontrar personal y cubrir los puestos de trabajo, en su mayoría temporales. Las advertencias de la federación menorquina de PIMEno han de caer en saco roto, y al concluir la temporada habrá que analizar el comportamiento del mercado laboral. Pero el principal obstáculo de la economía de Menorca y su mayor dificultad es la estacionalidad, cada vez más acusada.