La exclusión de Balears de los billetes gratis de tren al no formar parte de la red de Renfe abre un nuevo frente de desacuerdo con el Gobierno de Pedro Sánchez. El Ejecutivo PSOE-Podemos descarta que Balears pueda beneficiarse de una medida a la que se podrán acoger todos los españoles residentes en la península.

Un agravio que se añade el retraso en el reparto de los 110 millones de euros del factor de insularidad incluidos en el Régimen Especial aprobado en febrero de 2019 por el Gobierno de coalición. Según lo    acordado, la comisión mixta formada por Govern y el Gobierno central tenían que acordar durante el primer cuatrimestre del año las inversiones a cargo de estos fondos, pero nada se sabe a mediados de julio.

Tampoco se han concretado y, por tanto, no se aplican las medidas fiscales incluidas en el REB de 2019 que deben compensar los efectos de la insularidad para las empresas radicadas en Balears, perjudicadas, además, por la restricción que impone la regla de minimis al transporte de mercancías. Y, por último, Balears sufre un modelo de financiación autonómico que tenía que haber sido revisado. ¿Quién exigirá y reclamará responsabilidades?