Al presentar el informe sobre la evolución de la economía de Balears durante el segundo trimestre de 2022, plantea CAEB: «Inflación desbocada, desajustes en las cadenas de aprovisionamiento, anuncio de las primeras subidas de tipos de interés en años, incertidumbre creciente sobre el suministro energético, un conflicto bélico en territorio europeo... ¿es posible responder económicamente a todos estos condicionantes, manteniendo el pulso de la senda de crecimiento?»

En el caso de Menorca, la economía insular creció un 14,2 por ciento respecto al mismo periodo del 2021. CAEB señala que ninguna isla del archipiélago ha logrado recuperar el PIB anterior a la pandemia. En Menorca se sitúa un 5,6 por debajo del que registraba en 2019. El buen arranque de la temporada ha mejorado los indicadores de empleo, que dejan atrás el parón provocado por la covid.

Al cierre de la temporada alta, el consumo y la inversión se ven afectados por el alza de la inflación, que en Balears alcanzó el 10,7 por ciento en agosto; y el aumento de los tipos de interés. Entramos en un contexto global de tensiones e incertidumbres que debemos superar para evitar entrar en recesión.