Como diría la letra de una antigua canción yo añadiría que también lo hagan los imposibles. Porque los feos, no desde el punto de vista físico, que cada uno nace con su sello, los feos que lo son por sus actos que son más horribles, son los que nos asustan y preocupan, como el del autor de la broma por amenaza de bomba en un vuelo que de momento ha causado controversias internacionales y un enorme gasto logístico.

Las bromas y más como pasajero de un vuelo deben hacerse con gaseosa como los experimentos peligrosos, porque el terror provocando las risas de colegas    es de un humor negro incomprensible. Esperemos que se haga justicia, que sirva de ejemplo y advertencia para futuros locos y que los costes sean asumidos por el culpable y no por nuestras arcas o sea nuestros bolsillos. Y que tengo que decir de los imposibles, pues que aquí nos fondeo el primer megacrucero llamado «Msc Orchestra» y a nuestro alcalde me temo que sus colegas más a su izquierda le van a tocar las narices por el anclaje de semejante monstruo. De momento ya se las han tocado aunque sea para un test de antígenos    para poder subir a bordo. Lo que me preocupa es lo que van a hacer los 30.000 pasajeros porque si desembarcaran para ver nuestra ciudad, las festas de Sant Joan de Ciutadella se quedan cortas y no les digo nada si se empeñaran en utilizar el ascensor que se puso para eso porque si se producen nuevas averías y hay que empezar a descolgar pasajeros, el buque que además tiene apellidos de sinfónica, se tendría que marchar casi vacío y con la música a otra parte como se dice.