TW

Este lunes cumplimos un año de gobierno. Doce meses en los que hemos trabajado de manera intensa porque creemos que las promesas se cumplen con esfuerzo, ganas y, sobre todo, con hechos.

En este periodo de tiempo nos hemos centrado en gestionar con rigor y honestidad, hemos iniciado los proyectos que creemos prioritarios para la isla, desbloqueado otros, y sentado las bases del futuro, empezando por las inversiones, desde la gestión del agua hasta la reforma de la carretera general. De hecho, justo este viernes presentábamos el proyecto de mejora del tramo de Talatí, un proyecto que elimina los giros a la izquierda y los cambios de rasante, y mejora la capacidad de la rotonda de acceso hacia el aeropuerto. Como sabéis, la reforma de la carretera general está en nuestro lugar más alto de prioridades. Los ciudadanos merecen unas carreteras seguras, modernas y, evidentemente, sostenibles.

Estos meses también hemos reformado e incorporado mejoras en la seguridad de diferentes carreteras de Menorca, como el tramo de Ses Barraques, Binibèquer, Binissafúller, S’Ullastrar, o la rotonda ovalada de la entrada de Mahón, entre otras. Y adjudicado un nuevo servicio de mantenimiento de carreteras.

LA MOVILIDAD, EL BIENESTAR SOCIAL Y EL MEDIO AMBIENTE han sido los puntales de nuestro primer año de Gobierno. En esta última área, estamos coordinando proyectos para la mejora de la gestión del ciclo del agua por valor de más de 12 millones de euros, así como establecido mejoras en el contrato de la recogida selectiva puerta a puerta, inaugurado una incineradora de animales de compañía, transferido 3 millones de euros adicionales para fomentar el reciclaje al Consorcio de Residuos, o creado proyectos de mejora del Camí de Cavalls.

En paralelo, nuestra máxima es avanzar en el bienestar de los menorquines, por lo que hemos creado un nuevo punto de atención presencial sin cita previa, a la vez que aumentado las ayudas para personas mayores de 65 años, personas con discapacidad y víctimas de violencia de género.

Pero el bienestar pasa también por la Cultura, la Educación y el fomento del Deporte: tras pilotar el último sprint para conseguir la Menorca Talayótica como Patrimonio Mundial y tramitar la gratuidad de la educación de 0 a 3, este departamento ha aprobado el primer plan de instalaciones deportivas de la isla en el que se contemplan, entre otros, las pistas de atletismo de Mahón y Ciutadella, y ha aumentado hasta 1 millón de euros las ayudas a las entidades deportivas.

Además, como apostamos por el sector primario, impulsamos la reforma de los dos mataderos de la isla y, de igual manera, aumentado hasta los 1,1 el CARB (Contrato Agrario Reserva de Biosfera) para prácticas sostenibles en el campo compatibilizándolo con numerosas campañas de promoción del producto local.

LA SOSTENIBILIDAD es nuestra máxima. Hay muchos retos que abordar en torno a ello en el futuro. Empezando por el turismo. Estamos desplegando recursos como nunca antes para luchar contra el alquiler turístico ilegal, ya que los menorquines han de poder tener acceso a la vivienda de manera digna y desarrollar en la isla sus proyectos de vida. A la vez, trabajamos en la reforma del Plan Territorial Insular para poner orden y regular, ya que el documento aprobado el año pasado por el anterior equipo de gobierno no pone límites en las zonas turísticas.

Queremos un turismo de calidad, que llegue a Menorca de manera armónica y sostenible durante el año, y no concentrado en temporada alta. Por ello, hemos conseguido rutas aéreas invernales hasta Londres, París o Zaragoza, y estamos dando a conocer la cultura, la naturaleza o la agenda deportiva de Menorca.

Sabemos que no será fácil, pero estamos poniendo todo nuestro esfuerzo en ello y este año ya ha estado dando sus frutos con la apertura de muchos establecimientos antes de lo previsto. Todo, gracias al trabajo conjunto con el sector.

Como en el caso del turismo, creemos que esta es la clave en todos los ámbitos: decidir desde el presente el futuro entre todos, desde el diálogo, el consenso y el trabajo conjunto por el bien común.