El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saliendo del palacio de La Moncloa.

12

Cercanía, objetividad y ausencia de límites y condicionantes son las premisas sobre las que se quiere rodar la primera serie documental sobre la Moncloa y Pedro Sánchez, que comenzó su rodaje hace dos semanas, y que pretende «conectar más al ciudadano con el centro de poder de este país», según ha contado a Efe el director del proyecto, Curro Sánchez Varela. La serie, que será rodada durante un año por un equipo conjunto de Secuoya Studios y The Pool, productoras impulsoras del proyecto, estará enfocada en dos temas principales, la residencia presidencial de la Moncloa y su funcionamiento, y la figura de Pedro Sánchez, tanto en el aspecto político como en el humano y privado. Si todo transcurre según lo planeado, su estreno sería en el primer semestre de 2023.

El proyecto surgió de una idea de Andrés Varela, director de The Pool Talent, aunque inicialmente no pasó de ser una conversación con el entorno de la Moncloa. «Pero le dieron una vuelta y vieron un enfoque interesante. Cuando vieron lo que querían me llamaron a mí para dirigirlo y les dije que sí», explica Sánchez Varela, ganador del Goya 2015 a la Mejor Película Documental por «Paco de Lucía: La búsqueda» e hijo del maestro de la guitarra. Hace unas semanas, detalla el documentalista, el equipo se reunió con Sánchez para presentarle la idea inicial. «Él la escucha, la analiza, la estudia, nos hace algunas matizaciones y al final después de darle su tiempo correspondiente de valoración nos da luz verde y nos dice que sí». Tres semanas después, «dos o tres días después de que comenzara la guerra de Rusia contra Ucrania», iniciaron el rodaje de esta serie documental que va a ser grabada a lo largo de este año y que seguirá una estructura por estaciones, con cada capítulo narrando lo sucedido durante una estación del año.

De Moncloa, «más allá de los protocolos que son inherentes a su funcionamiento», de momento les han dado «absoluta libertad» para plantear lo que quieran y, por el momento, «en ningún momento nos han puesto cortapisas de tiempo o de contenido o de espacios», asegura. Solo hay una línea que Pedro Sánchez ha puesto y con la que el equipo está de acuerdo, preservar la intimidad de las hijas del presidente, que no aparecerán en la serie documental. «Ellas no van a aparecer -comenta-, pero más allá de eso, por parte del presidente y de su entorno hay una apertura y facilidad absoluta para que lo cubramos todo y estemos en los momentos más significativos e importantes en la vida privada del ciudadano Pedro Sánchez». «Queremos que la ciudadanía conecte con un personaje que tiene gran responsabilidad. Tiene unos grandes retos por delante y tiene sus momentos humanos, vulnerables, sus momentos de fragilidad, ternura, humor y distensión y al final es otro ser humano más como nosotros», explica. Por otro lado, la serie contará el día a día en la Moncloa y las historias de personas que trabajan allí, «los trabajos tan dispares y tan curiosos que pueden tener» y cómo algunos «han servido bajo el mandato de cuatro presidentes de la democracia». «Incluso alguno queda desde Adolfo Suárez y hay casos de escoltas que sus padres ya eran escoltas», agrega Sánchez Varela.

«Queremos prestigiar y darle voz a estas personas que además son interesantísimas, son personas llenas de anécdotas fascinantes acerca de la Moncloa y que aman lo que hacen y han servido con total devoción a la institución», añade. Aunque está establecido un guion previo y unos objetivos, «muchas cosas se van construyendo sobre la marcha» porque «la coyuntura política condiciona el día a día de la Moncloa», por lo que se intentará hacer un balance final entre la «estructura de guion» y lo que «el día a día te vaya ofreciendo». «El mero hecho de que Rusia haya decidido declarar la guerra a Ucrania ha alterado por completo la estructura narrativa del primer capítulo, y veremos si del primero o de los cuatro. Estas cosas ocurren, hay que absorberlas sobre la marcha y le dan frescura y espontaneidad al relato», explica. En opinión de Sánchez Varela, este documental es posible gracias a que «la democracia en España ha evolucionado de una manera muy orgánica y cada vez es más fuerte», al mismo tiempo que «los ciudadanos exigen más transparencia y aperturismo a los políticos y a la Casa Real». El documental, cuentan desde Secuoya Studios, está siendo producido con recursos que provienen exclusivamente de las dos productoras y no tiene ninguna participación económica gubernamental ni de cualquier partido. Además, asegura Sánchez Varela, en todo momento se va a intentar preservar la objetividad y se tratará de dar voz a la oposición y a políticos de otras épocas y partidos. «Condicionarlo con ciertas consignas o ciertos amarres sería contraproducente tanto para el contenido del proyecto como para nuestras vidas profesionales futuras, por lo que vamos a ser parciales y objetivos a la hora de contar esta historia», matiza.