Jordi López, Misericordia Sugrañes y Maite Torrent. | Gemma Andreu

20

Los candidatos del PP en las elecciones generales del domingo Jordi López y Maite Torrent desgranaron este lunes algunas de las propuestas del partido. Entre ellas destaca la implantación de la «libre elección de la lengua vehicular en las escuelas, como garantía de que todos los alumnos van a conocer las dos lenguas oficiales cuando completen la etapa educativa». Además, el dominio del catalán pasará, si depende del PP, a ser «mérito y no requisito en los concurso a la función pública». Los aspirantes populares explicaron que el PP se posiciona como «un firme defensor de la unidad de España sin complejos», puesto que «consideramos que la palabra nación ha sufrido sucesivas manipulaciones y derivas, fruto de intereses, en algunos casos partidistas».

En el terreno económico, el PP defiende «medidas para una efectiva bajada de impuestos», además de otras específicas para Menorca como «financiación suficiente para acometer mejoras en el puerto de Maó para favorecer y consolidar la llegada de grandes cruceros» o «conseguir que la carretera general, parada desde hace años, desemboque en una vía de conexión entre las poblaciones de Menorca propia del siglo XXI». En cuanto movilidad, el PP considera que no debe tocarse el 75 por ciento de bonificación del transporte aéreo, «es un derecho y no una concesión». Jordi López se muestra partidario de una comisión para estudiar si se puede establecer una obligación de servicio público en los vuelos con Barcelona, que determine precios mínimos y máximos para los residentes.

«Nos comprometemos hacer realidad el despliegue de medidas del REB y la bajada de impuestos en las autonomías insula-res», explicaron este lunes en rueda de prensa. «El PP va a seguir hablando de la economía real, de las personas, el empleo y de futuro, de la España a la que el PSOE siempre da la espalda porque nunca se ha ocupado de las clases medias y trabajadoras», comentaron. «Es innegable que hay una crisis que está llegando y que España no va bien», y recuerdan que el último informe de Funcas reduce el crecimiento de España por debajo del 2 por ciento.

«Somos la garantía de desbloqueo, la alternativa a la crisis, y los únicos que podemos liderar una nueva esperanza para los españoles», concluyeron.