La policía en una de las manifestaciones en Rotterdam. | VLN NIEUWS

1

Miles de personas han salido este pasado fin de semana a las calles de distintas ciudades de Europa para protestar contra las medidas anticovid. Austria, Dinamarca, Croacia y Países Bajos se han llenado de manifestaciones por las medidas de sus gobiernos ante la nueva ola de la covid en el continente. En la capital austriaca se han manifestado por el confinamiento domiciliario decretado a partir del lunes y el anuncio de que el Gobierno prepara una ley que hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus el próximo febrero. Un millar de daneses ha protestado contra la reinstauración del certificado covid para acudir a lugares de ocio. Las protestas tuvieron su punto álgido en la madrugada del sábado cuando se convirtieron en actos de violencia, en los que al menos siete personas resultaron heridas y hubo medio centenar de arrestos. La incidencia en 14 días por 100.000 habitantes de Austria supera los 2.000 casos y la de Países Bajos y Croacia, los 1.500 y Dinamarca, los 900; España está en 111.

Demonstration against Covid-19 measures

Unas 35.000 personas se manifestaron este domingo en Bruselas en contra de las restricciones adoptadas para frenar la pandemia, en particular la obligación de presentar el certificado de vacunación para acceder a lugares públicos, en una marcha en la que se produjeron incidentes entre la policía y participantes en la protesta. La policía utilizó cañones de agua y gas lacrimógeno para dispersar a algunos manifestantes, que protestaban contra las medidas adoptadas a raíz del repunte de casos de covid-19 en el país. Según recogen los medios locales algunas personas lanzaron fuegos artificiales contra la policía, así como vandalizado algunos vehículos policiales. Las imágenes difundidas en redes sociales muestran a algunos participantes destrozaron el mobiliario de algunas terrazas de bares y montaron barricadas.

Una treinta de personas fueron arrestadas durante la pasada noche del domingo por provocar disturbios en diferentes ciudades de Países Bajos, mientras la Policía hace un llamamiento a los padres para evitar poner «en peligro la vida» de sus hijos, después de que un tercio de detenidos los últimos días fueran menores. Las ciudades afectadas declararon una «orden de emergencia» municipal, que permite a los policías actuar e imponer restricciones para frenar a esos grupos de jóvenes que se convocaron por redes sociales para provocar disturbios, lanzar fuegos artificiales, causar incendios con la quema de coches, bicis y motos, y lanzar piedras y objetos a los agentes. «Un tercio de los agitadores arrestados en los últimos días resultaron ser menores de edad. Sus padres son en última instancia responsables de sus hijos. Un agente local puede explicarles que esto no es una broma, sino situaciones que ponen la vida en peligro. No sabemos si alguien con pasamontañas tiene 12 o 42 años», alertó el jefe de la policía, Max Daniel. Recordó que, durante los disturbios de la noche del viernes al sábado en Róterdam, la policía tuvo que hacer «decenas de disparos» de advertencia. Los actos de violencia de la pasada noche tuvieron lugar en varias poblaciones neerlandesas, como Enschede y Groninga, lo que llevó a una treintena de arrestos, según recoge la televisión neerlandesa NOS.

protest in Zagreb against Covid restrictions, vaccine passport

Alrededor de 15.000 personas, según cálculos de los medios locales, se manifestaron el pasado sábado en el centro de Zagreb contra las medidas gubernamentales para reducir los contagios de coronavirus. «Libertad», «Vacunad a vuestras madres, dejad a nuestros niños en paz», «Stop a los certificados covid», «No nos vais a vacunar a nuestros hijos» y «Croacia libre» eran algunos de los lemas de las pancartas, entre las que también figuran muchas imágenes de la Virgen María y Jesús, así como banderas croatas. Entre los manifestantes, muchos de ellos sin la obligatoria mascarilla, destacaron varios políticos de la ultraderecha y activistas de asociaciones católicas ultraconservadoras.

Protest against COVID-19 measures, in Zagreb

La multitud acusó también de «traidor» al primer ministro conservador, Andrej Plenkovic, y cantó canciones patrióticas durante la protesta. La principal exigencia de los manifestantes es que el gobierno anule la obligación, en vigor desde el martes, de mostrar el certificado covid (de vacunación, haber pasado la enfermedad o un test negativo) a la entrada en todas las instituciones públicas, como correos, oficinas municipales, comisarías de policía o centros sanitarios. Croacia, donde solo un 46 % de la población está vacunada con la pauta completa, está pasando por una dura cuarta ola, con récords de contagios y elevado número de muertos por coronavirus, mientras los hospitales ya están al límite de sus capacidades.