Trabajador de un laboratorio de la farmacéutica AstraZeneca. | FRANCIS MASCARENHAS - FRANCIS MA

2

De la noche a la mañana las alarmas de medio mundo se han encendido. Como si se tratara de un nuevo giro de guión de esta enrevesada película en la que parece que se encuentran las sociedades de todo el mundo, científicos han detectado en Sudáfrica una nueva variante de coronavirus. Posiblemente más contagiosa; quién sabe si más peligrosa. Y de la que, por ahora, poco se sabe. En 24 horas, la noticia ha saltado a la palestra mediática mundial y se ha convertido en la nueva preocupación de gobiernos, sanitarios e incluso gana espacio en las conversaciones de bar. Estos son los ítems más destacados desde que en las últimas horas se diera a conocer el hallazgo de esta variante, originada en el sur del continente africano, donde solo un 98 por ciento de la población ha recibido alguna dosis de la vacuna, algo que favorece que el virus siga mutando y potencialmente puedan aparecer versiones que sortean los efectos benéficos de la vacuna contra la COVID.

¿Qué se sabe de la nueva cepa?

Es la B.1.1.529, bautizada por la OMS como ómicron. La situación ha sido descrita como «alarmante», desde fuentes científicas, hasta por parte de diplomáticos, como la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. Y es que ómicron presenta más de 30 mutaciones -hasta ahora, las demás variantes tenían como mucho unas 12-. Por ello, el temor es que sea resistente a las vacunas y que haya riesgo de, con las medidas actuales, reinfectarse y volver a escenarios que ya se creían superados. Fuentes del CSIC han asegurado, además, que es más probable que la nueva cepa se extienda más rápidamente que que sea más virulenta. En todo caso, aún es pronto para determinar sus efectos.

¿Dónde se han detectado contagios?

Se detectó por primera vez en Johanesburgo, capital de Sudáfrica, y se ha convertido en la cepa dominante. El país lo anunció al exterior este mismo viernes y a él se sumaron Botsuana, Israel y Hong Kong, que también han confirmado casos en sus territorios. En Europa, hasta este sábado por la mañana, solo hay noticias de un único caso confirmado. Bélgica informó este mismo viernes de este primer contagio de la variante ómicron en suelo europeo. Se trata de una mujer que viajó de Egipto a Bélgica, haciendo escala en Turquía. Aparentemente, sin ninguna relación con los países que han detectado presencia de la nueva cepa. La paciente ha sido aislada, pero presenta una alta carga vírica. También preocupa la situación en Países Bajos. Tras declararse la emergencia por esta nueva cepa, las autoridades realizaron una PCR a los pasajeros de dos vuelos procedentes de Sudáfrica. La sorpresa: al menos 61 de ellos han dado positivo en coronavirus. Ahora están aislados en un hotel, cumpliendo cuarentena, mientras se investiga la cepa de la que están infectados. En España, de momento, no se ha detectado ningún caso. En ALemania están sobre alerta: el minstro de Asuntos Sociales del estado alemán de Hesse, Kai Klose, ha informado este sábado en su cuenta de Twitter de que «es muy probable» que ómicron haya llegado ya a Alemania. «Anoche se encontraron varias mutaciones típicas de ómicron en un viajero de Sudáfrica. Ahora mismo la secuenciación completa aún está pendiente pero existe un alto grado de sospecha», ha añadido.

Cierre de fronteras y suspensión de vuelos

El miedo a la expansión de la variante es más que evidente. En apenas 24 horas, más de una veintena de países han tomado medidas urgentes, en una reacción en cadena que ha afectado también a las bolsas de medio mundo, entre ellas el Ibex 35 de Madrid. A última hora de este viernes, los 27 estados de la Unión Europea acordaron suspender los vuelos con siete países de África: Sudáfrica, Leshoto, Botsuana, Zimbabue, Mozambique, Namibia y Suazilandia. España, por su parte, ha publicado este sábado en el BOE la restricción temporal de viajes no imprescindibles desde terceros países a la UE y Schengen. Eso sí, la medida no entrará en vigor hasta el 1 de diciembre. La lista de países que blindan sus fronteras se va engrosando a medida que pasan las horas. Desde Estados Unidos y Canadá hasta los asiáticos, como Arabia Saudí, Omán, Tailandia, Japón, Filipinas y Sri Lanka.

Desplome de las bolsas

El alarmismo ha cundido en los laboratorios, los despachos diplomáticos y de un modo particularmente: encendido en las bolsas, hasta el punto de que algunos analistas han tildado de desmedida su reacción, con caídas generalizadas en los valores más vinculados a la movilidad personal, como las aerolíneas o las empresas turísticas y hoteleras. Por su efecto los parqués de todo el mundo cerraron este pasado viernes la jornada con notables pérdidas. El Ibex 35, en España, clausuró el día con caídas del 4,6 %. Una muy mala cifra que no se veía desde junio de 2020 y que augura un mal pronóstico en caso de que las noticias sobre esta nueva variante no sean optimistas.