El presidente ruso felicita a las mujeres por el próximo Día Internacional de la Mujer mientras se reúne con personal de vuelo, estudiantes y empleados de la Escuela de Aviación Aeroflot en los suburbios de Moscú, Rusia. | Reuters

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha comparecido en un acto público este sábado rodeado de mujeres. Aparentemente ha querido dar apoyo a las féminas en la antesala de su Día internacional. La escena que encabeza esta información resulta dura de encajar en plena invasión de Ucrania y en pleno éxodo de los medios de comunicación occidentales, entre ellos las españolas RTVE y la agencia Efe, por las duras consecuencias penales y personales que puede acarrearles realizar su trabajo en Rusia de ahora en adelante.

El acto propagandístico de Putin ha conllevado un claro mensaje para las potencias occidentales. La imposición de sanciones económicas y comerciales a Rusia por su ataque a Ucrania resultan un atentado contra su integridad. «Son como una declaración de guerra» ha precisado Putin en este encuentro público.

El líder ruso no ha perdido ocasión de asegurar que las cosas en Ucrania marchan según lo planeado. Así, en base a sus palabras, las fuerzas rusas prácticamente han eliminado la infraestructura militar de Ucrania en los diez días desde que comenzó la intervención armada en ese país, que calificó de «decisión difícil», y ha puesto el foco en que las sanciones de Europa y Estados Unidos y demás aliados no son el camino adecuado para reconducir la situación.

Señaló también que las propuestas de Rusia para la solución a este conflicto con Ucrania están sobre la mesa de las negociaciones con las autoridades de Kiev, y dijo esperar que respondan positivamente. «Nuestras propuestas están sobre la mesa con el grupo de negociadores de Kiev. Con suerte, responderán positivamente a eso», dijo Putin. «Uno de nuestros requisitos clave es la desmilitarización, es decir, ayudamos a los ciudadanos y residentes de Donbás buscando el estatus neutral de Ucrania», afirmó.

Putin afirmó que la decisión de intervenir militarmente en Ucrania fue «difícil», y volvió a decir que decretar una exclusión aérea sobre Ucrania sería equivalente a una declaración de guerra. «Dije esto al comienzo de la operación y lo dije antes de que se tomara esta decisión. Una decisión difícil, sin ninguna duda». Este tema se encuentra en las mesas de negociación de las potencias europeas, incluidas España, y estos días se espera que se desarrolle un posicionamiento común a veintisiete al respecto.

Por otra parte el jefe de estado ruso ha descrito cómo se han desarrollado los primeros días de la invasión desde el punto de vista táctico y militar. «Lo primero que hicieron (los militares rusos) fue destruir toda la infraestructura militar. Bueno, no toda, pero parcialmente, principalmente almacenes con armas, municiones, aviación, sistemas de defensa antiaérea. Para destruir los sistemas de defensa antiaérea se requiere de cierto tiempo: hay que encontrarlos y después golpear. Prácticamente este trabajo se ha completado».

En este encuentro con mujeres de tripulaciones de vuelo de aerolíneas rusas, difundida por la televisión nacional, Putin se ha referido a la petición del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, a la OTAN de declarar la exclusión aérea sobre su país, que ha sido denegada por la Alianza. «Oímos por ahí que es necesario implantar una zona de exclusión aérea sobre el territorio de Ucrania. Hacer esto es imposible desde el propio territorio de Ucrania, solo se puede hacer desde el territorio de algunos Estados vecinos. Pero cualquier movimiento en esa dirección será considerado por nosotros como una participación en el conflicto armado por parte de ese Estado desde cuyo territorio se crean amenazas a nuestro país», subrayó.

Se refirió también a las consecuencias que puede tener una adhesión de Ucrania a la OTAN. «Comenzamos a hablar cada vez más activamente sobre el hecho de que Ucrania será aceptada en la OTAN. ¿Entienden a qué podría conducir esto? ¿O adonde puede aún llevar hasta ahora?», preguntó el líder ruso. Putin repitió algunas de las justificaciones que ha dado a la ofensiva contra ucrania desde que se lanzó el 24 de febrero, entre ellas la defensa de los habitantes de las regiones prorrusas del Donbás.

«Escuchen, la gente en Donbás no son perros callejeros. Entre 13.000 y 14.000 personas han muerto a lo largo de estos años. Más de 500 niños han sido asesinados o mutilados. Pero Occidente prefirió no darse cuenta de esto durante ocho años. Escuchen, ocho años», dijo Putin, en referencia a la guerra comenzó en 2014 tras el cambio de régimen en Kiev y la anexión de Crimea.

El apunte

La mordaza de Putin a la prensa

La nueva legislación rusa constituye una auténtica mordaza contra la libertad de información y de opinión, puesto que sanciona con fuertes multas y penas de entre 5 y 10 años de cárcel la difusión de información que las autoridades rusas consideren falsa sobre las acciones de sus Fuerzas Armadas en Ucrania y los llamamientos a adoptar sanciones contra el país, así como por las «acciones públicas» que busquen desprestigiar la actuación del Ejército ruso en «la defensa de los intereses de Rusia y sus ciudadanos, en la preservación de la seguridad y paz internacionales». Además de la ley, el regulador ruso de comunicaciones bloqueó este pasado viernes Facebook y Twitter como respuesta al veto de la Unión Europea a los medios oficiales rusos Rusia Today y Sputnik, a los que la UE acusa de ser parte de la maquinaria de guerra de Rusia.