Salvini ha abandonado la zona entre gritos e insultos. | Reuters

El líder ultra italiano Matteo Salvini ha visitado la frontera de Polonia con Ucrania, y allí un alcalde le ha sometido públicamente a un cierto escarnio. El representante local polaco ha exhibido una camiseta con la imagen del presidente de Rusia, Vladímir Putin, con la que el político ultraderechista no dudó en posar antes de la invasión de Ucrania y contra las sanciones impuestas a Moscú.

Este martes por la tarde ha sido una de las escenas más comentadas en las redes sociales. «Quien siembra vientos recoge tempestades» dice el acervo popular, y el posicionamiento equidistante de Salvini con Rusia le ha jugado una mala pasada en la localidad de Przemysl. Allí su alcalde, Wojciech Bakun, ha querido mostrar personalmente su malestar con Salvini en presencia tanto del exministro del Interior de Italia como de los medios de comunicación.

De este modo y agitando una camiseta con la imagen de Putin con la que el propio Salvini posó ante el Kremlin, tal como él mismo difundió en redes sociales, Bakun ha expresado su malestar por la visita. «Estamos aquí para salvar vidas», respondía Salvini en inglés, tal como muestran las imágenes difundidas en Facebook por el concejal Pawel Zastrowski.

El vídeo continúa ya con Salvini abandonando la zona, entre gritos e insultos de las personas allí presentes y que aparentemente tampoco estaban conformes con la presencia en la zona de uno de los políticos europeos que más buenas palabras ha dedicado a Putin en estos últimos años.