El primer ministro británico, Boris Johnson, visita el Instituto Francis Crick en Londres. | Reuters

0

El Partido Laborista británico, principal grupo opositor, presentará una moción de censura este martes con la intención de celebrar mañana, miércoles, la votación a fin de intentar apartar al todavía primer ministro en funciones, Boris Johnson, del Gobierno, según revelaron fuentes de esa formación. Si bien Johnson presentó su dimisión el pasado jueves, continúa ejerciendo como jefe del Gobierno de manera temporal mientras el Partido Conservador lleva a cabo el proceso para designar a un nuevo líder, cuyo anuncio se prevé para el próximo 5 de septiembre. La moción laborista obligaría a los colegas de partido de Johnson o bien a apoyar al Ejecutivo o a votar en su contra.

Si la votación prospera, quedaría abierta la puerta a unas nuevas elecciones generales, o la reina Isabel II podría invitar a otra persona a formar Gobierno. Algunos diputados conservadores temen que oponerse ahora al Gobierno en funciones de Johnson podría derivar en unos comicios generales en un momento en que los «tories» están tratando de encontrar nuevo dirigente, y se arriesgarían a perder la amplia mayoría que lograron en las elecciones de 2019.

La moción de confianza laborista, que requeriría de una mayoría simple para progresar, servirá de baremo para evaluar dónde recaen ahora los apoyos en la Cámara de los Comunes en cuanto a la permanencia de Johnson en Downing Street durante los próximos dos meses. El líder laborista, Keir Starmer, ya avisó previamente de que presentaría esta moción con el fin de evitar «este sinsentido (de Johnson) de aferrarse al poder durante unos meses».

Starmer lamentó la pasada semana que el aún jefe del Ejecutivo interino «ha infligido mentiras, fraude y caos en el país» cuando amenazó con «presentar la moción de confianza» si los tories «no se libran de él». Mientras tanto, el llamado comité 1922 -que agrupa a diputados tories sin cartera- determinó ayer que los candidatos a suceder a Johnson como nuevo líder y eventualmente primer ministro británico necesitarán el respaldo de al menos 20 diputados conservadores -de los 8 que se requerían hasta entonces-. Este comité anunciará el nombre del ganador de las elecciones internas el 5 de septiembre, cuando se reanudarán las sesiones parlamentarias tras el receso de verano.