15

Grupos de manifestantes independentistas y de extrema derecha se han enfrentado esta noche en el Eixample de Barcelona, en especial en Rambla de Cataluña, donde se han lanzado botellas y otros objetos y se han propinado golpes.

El choque entre ellos se ha producido tras concluir las concentraciones que ambos grupos han protagonizado en la plaza Artós, en el distrito Sarriá, sin que allí se hayan llegado a cruzar ante la fuerte presencia policial de los Mossos d'Esquadra.

Según ha podido constatar Efe, unos 200 independentistas radicales han deambulado por la Rambla Cataluña y las calles Rosselló y Balmes hasta que se han encontrado con el grupo de extrema derecha, a pesar de que los Mossos han intentado evitar el choque cortándoles el paso.

Durante su recorrido, los manifestantes de extrema derecha, muchos de ellos encapuchados, iban armados con palos y bates de béisbol, y han ido gritando consignas contra los independentistas y enarbolando banderas españolas como «a por ellos, oe» y «yo soy español, español».

El grupo independentista está integrado por manifestantes que van también mayoritariamente encapuchados.

Los enfrentamientos están siendo más intensos en la Rambla Cataluña, donde la policía autonómica utiliza la técnica del carrusel con las furgonetas para dispersar a los manifestantes y ha empezado a realizar las primeras cargas de esta noche.

Durante estos enfrentamientos un joven antifascista ha sufrido una brutal paliza en el cruce de las calles Rosselló con Balmes. Como consecuencia la cara le ha quedado completamente amoratada.

Por otro lado, os antifascistas, muchos de ellos encapuchados, han vuelto a quemar contenedores y prender hogueras.

Vecinos

Una decena de vecinos del centro de Barcelona se ha encarado la noche de este jueves a un grupo de manifestantes antifascistas que iban a encender una hoguera en el cruce de Balmes con Rosselló, con contenedores colocados como una barricada.

Los vecinos les han pedido que no los quemaran y se han puesto entre los contenedores criticando que llevan dos noches viendo incendios y que lamentan la situación, a lo que se han sumado otros desde sus casas con una cacerolada.

Cuando los antifascistas, procedentes de concentraciones contrarias a la sentencia del 1-O, han encendido un contenedor pequeño de un comercio y posteriormente un contenedor grande, los vecinos han tirado al suelo lo que había dentro del contenedor para apagar el fuego.

Algunos manifestantes han empezado a enfrentarse insistiendo en quemarlos: «Ni independencia ni nada, esto es un golpe de Estado», ha dicho uno.

Otros han llamado a irse del lugar y finalmente el grupo se ha dispersado, descendiendo por la calle Balmes, donde posteriormente se ha hecho otro fuego.

Agresion a un ultra

Un grupo de antifascistas ha agredido la noche de este jueves a un ultra en la calle Muntaner de Barcelona a la altura de la calle Mallorca.

La agresión ha ocurrido en torno a las 23.10 horas, después de que el grupo de antifacistas, formado por más de 100 personas, avistara a un ultra.

Después de la agresión, el hombre ha quedado tirado en el suelo y ha sido atendido por una ambulancia, que se lo ha llevado pasadas las 23.20.

Antes de la agresión, un grupo de personas se ha escondido en un local al ver que venía una muchedumbre corriendo hacia ellos.

Los antifascistas, tras la agresión, han quemado una bandera preconstitucional, una gorra con simbología nazi y un cuchillo, mientras aseguraban que se lo habían quitado al agredido, que lo llevaba.